Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red


Deja un comentario

Celebrar el 2º Domingo de Pascua, juntos en familia. Encuentros con Jesús en casa con los niños.

Queridas familias:

Un día como hoy algunos de vuestros hijos estarían recibiendo su Primera Comunión, y muchos de nosotros estaríamos celebrándolo con ellos, en Pascua, con alegría, como se merece.

Entonces nos sorprende una inquieta rebeldía… ¿Y vamos a dejar que este día pase? ¿Se nos escape? ¿Tanto tiempo esperándolo, preparándolo para que no llegue? ¿Y ellos, vuestros hijos, cómo están, qué sienten? ¿Qué les dice Jesús?

Ellos y también nosotros, empezamos a estar sedientos de Jesús, de encuentro, de comunidad, de fiesta y de calor.

Sigamos esperando y preparando, porque sin duda Él lo hará, y ese día llegará para ellos, también para nosotros, pero hoy… no podemos evitar animaros a que no dejéis pasar este momento para vivir con ellos un día especial, especialmente bonito, junto a Jesús, rodeado de fiesta y de celebración, en la intimidad de vuestro hogar, como suceden las cosas bonitas… porque un día como hoy, no volverá.

Las grandes alegrías nos llevan un tiempo, un tiempo para preparar el corazón, para vaciarlo y hacer hueco sólo para que aquella se haga presente y desde ahí nos transforme, nos mueva, nos sobrepase y nos haga renacer.

No nos desesperemos. No nos dejemos llevar por el miedo, la duda o la incertidumbre y seamos pacientes, busquemos la paz, busquemos su paz, la que Jesús nos desea.

Ojalá sepamos abrir los ojos, los oídos y despertemos todos nuestros sentidos para reconocerle entre nosotros y saber escuchar con cariño: Ánimo, dichoso tú porque crees, porque estás vivo, porque me ves, porque estoy contigo.

Un abrazo lleno de la alegría y la paz de Jesús.

DOMINGO 19 de abril en familia 2020 def

Encuentros con Jesus comic

 

 


Deja un comentario

“Proclamad el Evangelio a toda la creación”, nos pide Jesús hoy en este sábado de Pascua. Misa desde la Comunidad Marianista SMP

Sábado de Pascua. Hoy quiero hacer una pausa en estas letras que cada mañana escribo pensando en ti. Todas ellas han sido dictadas desde el corazón, tocado por la Palabra proclamada en la eucaristía de la mañana y al aire de todo lo que nos pasa en este tiempo de confinamiento. Casi sin darnos cuenta, hemos atravesado la cuaresma y estamos a punto de cerrar la octava de Pascua. En esta semana de luz venciendo a las sombras, Jesús se nos ha manifestado: en el sepulcro, en el jardín, camino de Emaús, en el cenáculo, y quizá en la cocina mientras preparabas la comida a tus hijos o en el balcón de tu casa mientras aplaudías, o en el beso de buenas noches a los tuyos, en el silencio del desvelo de la madrugada, en una llamada de teléfono inesperada que levanta de la muerte y devuelve a la vida. Y si todavía no ha ocurrido, ten paciencia que el Señor no dejará de manifestarse y de alumbrar toda oscuridad. Espera, ten fe, ama y si sientes el resplandor de su Luz, acoge la llamada que Él mismo nos hace hoy: “Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación. El día que se rompa el confinamiento, el día que se abra el portón de tu casa, siéntete urgido a gritar al mundo entero la alegría de un Dios tan grande que en estos días no ha dejado ni un solo instante de acompañarnos, sostenernos y conformar nuestro corazón para que seamos semilla de una humanidad resucitada.

Es tiempo de dejarte a solas con Él. Desde mañana te entregaré la eucaristía celebrada en la comunidad con una palabra del Evangelio. Solo me queda desearte la PAZ y la ALEGRÍA de JESÚS, nuestro AMOR y nuestra ESPERANZA. ¡Qué afortunados somos de que su mirada se haya posado en la nuestra! Feliz Pascua, paso de la muerte a la vida. Un abrazo.

Pincha aquí para ver la misa

Resucitado cenaculo