Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red


Deja un comentario

1 de mayo: día de san José Obrero e inicio del mes de María

El 1 de mayo la Iglesia celebra la Fiesta de San José Obrero, patrono de los trabajadores, fecha que coincide con el Día Mundial de Trabajo. Esta celebración litúrgica fue instituida en 1955 por el  Papa Pío XII, ante un grupo de obreros reunidos en la Plaza de San Pedro en el Vaticano. También  comenzamos el mes tradicionalmente dedicado a la Virgen.

En 1889, el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional determinó el 1 de mayo como el Día del Trabajador. El Día del Trabajo se celebra para honrar la lucha por una jornada laboral de 8 horas que llevaron a cabo varios trabajadores en Chicago, Estados Unidos.

Esta fecha se celebra en honor a todos los hombres y mujeres que con su labor diaria buscan un mejor futuro y hacer crecer a la sociedad.

Jesús nace y vive en la sagrada familia, aprendiendo de san José el oficio de carpintero, en el taller de Nazaret, compartiendo con él el trabajo, la fatiga, la satisfacción y también las dificultades de cada día.

Esto nos remite a la dignidad y a la importancia del trabajo. El libro del Génesis narra que Dios creó al hombre y a la mujer confiándoles la tarea de dominar la tierra, lo que no significa explotarla, sino cultivarla y protegerla, cuidar de ella con el propio trabajo (cf. Gn 1, 28; 2, 15). Nosotros estamos llamados a cultivar y custodiar todos los bienes de la creación, y de este modo participamos en la obra de la creación. El trabajo es un elemento fundamental para la dignidad de una persona; nos hace semejantes a Dios, que trabajó y trabaja, da la capacidad de mantenerse a sí mismo, a la propia familia, y contribuir al crecimiento de la propia nación. 

Comprometámonos en nuestro deber cotidiano, en el trabajo,en la ayuda hacia los demás. 

Pensemos también en el trabajo que esclaviza. Cuántas personas, en todo el mundo, son víctimas de este tipo de esclavitud, en la que es la persona quien sirve al trabajo, mientras que debe ser el trabajo quien ofrezca un servicio a las personas para que tengan dignidad. 

Comienza el  mes de mayo, ocasión para recordar la importancia y la belleza de la oración del santo Rosario. Recitando el Avemaría, se nos conduce a contemplar los misterios de Jesús, a reflexionar sobre los momentos centrales de su vida, para que, como para María y san José, Él sea el centro de nuestros pensamientos, de nuestras atenciones y acciones. Qué hermoso si,  en este mes de mayo, se recitara el santo rosario o alguna oración a la Virgen María juntos en familia, con los amigos, en la parroquia. Aprendamos a rezar más en familia y como familia nos invita el Papa Francisco.

Oración a San José Obrero

Nos dirigimos a ti, ¡Oh, bendito San José, nuestro protector en la tierra!, como quien conoce el valor del trabajo y la respuesta a nuestro llamado. A través de tu Santa Esposa, la Inmaculada Virgen Madre de Dios, y sabiendo el amor paternal que tuviste a nuestro Señor Jesús, te pedimos nos asistas en nuestras necesidades y fortalezcas en nuestros trabajos.

Por la promesa de realizar dignamente nuestras tareas diarias, líbranos de caer en el pecado, de la avaricia, de un corazón corrupto. Se tú el solícito guardián de nuestro trabajo, nuestro defensor y fortaleza contra la injusticia y el error.

Seguimos tu ejemplo y buscamos tu auxilio. Socórrenos en todos nuestros esfuerzos, para así poder obtener contigo el descanso eterno en el Cielo.

san José Obrero


Deja un comentario

Celebración comunitaria de la Unción de enfermos

Este año 2021 la Pascua del enfermo se celebrará el 9 de mayo. Es un día en el que las comunidades parroquiales oran con y por los enfermos y se administra el sacramento de la unción de los enfermos. El Papa Francisco en una Audiencia el 26 de febrero de 2014 nos recordaba algunos aspectos fundamentales sobre la administración de este sacramento:

. Hablar, en cambio, de «Unción de los enfermos» nos ayuda a ampliar la mirada a la experiencia de la enfermedad y del sufrimiento, en el horizonte de la misericordia de Dios”.

“Antiguamente se le llamaba «Extrema unción», porque se entendía como un consuelo espiritual en la inminencia de la muerte.

Teniendo en cuenta todo esto, en nuestra Parroquia de Santa María del Pilar se administrará el Sacramento de la Unción a quienes, por tener una edad avanzada (a partir de 70 años) o  por encontrarse en situación de especial debilidad, deseen recibirlo, en la misa de 12.30 h. del día 9 de Mayo.

Para preparar esta celebración tendremos en la Parroquia un pequeño Retiro el jueves 6 de mayo, a las 19 h.

Aviso: Para recibir este sacramento será necesario apuntarse en la secretaría parroquial y participar en el Retiro del día 6 de Mayo.


Deja un comentario

San José trabajador y la dignidad del trabajo: según el papa Francisco en su carta “ Patris corde”

El trabajo se convierte en participación en la obra misma de la salvación,en oportunidad para acelerar el advenimiento del Reino, para desarrollar  las propias potencialidades y cualidades, poniéndolas al servicio de la sociedad y de la comunión.

El trabajo se convierte en ocasión de realización no solo para uno mismo, sino sobre todo para ese núcleo original de la sociedad que es la familia. Una familia que carece de trabajo está más expuesta a dificultades, tensiones, fracturas e incluso a la desesperada y desesperante tentación de la disolución.

¿Cómo podríamos hablar de dignidad humana sin comprometernos para que todos y cada uno tengan la posibilidad de un sustento digno?

La persona que trabaja, cualquiera que sea su tarea, colabora con Dios mismo, se convierte un poco en creador del mundo que nos rodea. La crisis de nuestro tiempo, que es una crisis económica, social, cultural y espiritual, puede representar para todos un llamado a redescubrir el significado, la importancia y la necesidad del trabajo para dar lugar a una nueva normalidad en la que nadie quede excluido. La obra de san José nos recuerda que el mismo Dios hecho hombre no desdeñó el trabajo. La pérdida de trabajo que afecta a tantos hermanos y hermanas, y que ha aumentado en los últimos tiempos debido a la pandemia de COVID-19, debe ser un llamado a revisar nuestras prioridades. Imploremos a san José Obrero para que encontremos caminos que nos lleven a decir: “¡Ningún joven, ninguna persona, ninguna familia sin trabajo!”.

Cuestionario para trabajarlo a nivel personal, familiar y en grupo,

respondiendo a modo de revisión.

1º. «El Hijo de Dios se encarnó en una familia de trabajadores que vivían en un pueblo pequeño, casi insignificante. José y Jesús fueron trabajadores manuales». Así se encarnó Dios. De José, Jesús aprendió el valor, la dignidad y la alegría de lo que significa comer el pan que es fruto del propio trabajo. Es necesario comprender el significado del trabajo que da dignidad y del que nuestro santo es un patrono ejemplar.

 ¿Doy como cristiano la suficiente importancia a los problemas de los trabajadores como el desempleo o la precariedad laboral que les impiden tener una vida digna?

2º. «Pronto será el 1º de mayo, día de San José obrero y civilmente, celebramos la jornada mundial de los trabajadores». En estas fechas, se suelen publicar comunicados de la Iglesia sobre los problemas del mundo del trabajo.

¿Conozco la Pastoral Obrera y del Trabajo de mi diócesis?¿Conozco la plataforma eclesial «Iglesia por un trabajo decente?

Si no la conozco, puedo preguntar en la parroquia o en mi vicaría. Puedo consultar en internet direcciones de realidades de iglesia (plataformas eclesiales, movimientos apostólicos del mundo del trabajo) relacionadas con el mundo del Trabajo como las siguientes: https:/www.iglesiaporeltrabajodecente.org/; http://www.hoac.es;https://hermandadestrabajo.org/;http://profesionalescristianos.com/; http://www.joc.es