Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red


Deja un comentario

Intención de oración de Francisco para febrero: el cuidado de la casa común

Cada mes, Francisco nos invita a sumarnos a su oración por una intención concreta. Una oración que supone también un cambio, una transformación en nuestro modo de vida. En el mes de febrero nos pide orar por el la creación y nos invita a cuidar de la casa común para que dejemos un mundo habitable para las generaciones futuras. Pues nada: a rezar y a actuar.

 


Deja un comentario

Un par de oraciones

El vino significa amor, tiene color de sangre

y, entre los cristianos, representa sacrificio,

especialmente el sacrificio por amor.

Nos sugiere la misteriosa relación

que el ser humano tiene con ambas cosas.

No es auténtico el amor que rehúsa sacrificarse;

no es valioso el sacrificio que no nace del amor

(L. A. Schokel, S

 

Tú eres el Dios de Abrahán,
el Dios de Isaac y Jacob.
Dios de vivos, no de muertos.
Creo que eres Dios de amor.

Confieso que en ti vivimos.
Creo que en ti nos movemos.
Proclamo que en ti existimos.
Contigo nada tememos.

Bienaventurado el hombre
que ha descubierto tu rostro
y se empeña en agradarte,
sin confiar en ningún otro.

Gloria, Padre creador.
Gloria, Hijo salvador.
Ya ti, Espíritu Santo.
A los tres, poder y honor.


Deja un comentario

Oraciones

 

• La Palabra, el agua y el Espíritu:
 tres fuerzas que crean y que lavan,
 que liberan y que sacian.

 Tres fragancias que recrean, vivifican,
 embriagan y fecundan.
 Tres signos que perdonan y transforman,
 santifican y embellecen.

• El Espíritu, el agua y la Palabra,

 las tres encontrarás en una sola casa.

• El agua, el Espíritu y la Palabra,

 los tres compenetrados son sacramentos que salvan.

• La Palabra, el agua y el Espíritu
 en una sola fuente:

 el Corazón de Cristo.

 

 

 

La Palabra se encarna

y se convierte para nosotros en…

Palabra de Vida

Palabra de esperanza

Palabra que acoge

Palabra que salva

Palabra de comunión

Palabra de alianza

Palabra de misericordia

Palabra que ama

Palabra de diálogo

Palabra que sana

Palabra comprensiva

Palabra de confianza

Palabra liberadora

 

Palabra callada

Palabra que perdona

Palabra que acompaña

Palabra sencilla

Palabra que nos da calma

Palabra exigente

Palabra de alabanza

Palabra que ilumina

Palabra que nos da la paz del alma

(Fernando López, Misionero de la Sda. Familia)

 

 


Deja un comentario

Oración y reflexiones en la fiesta del Corpus

Soluciones eucarísticas

• Compartir el pan, en vez de acapararlo. Es de justicia.

• Partir el pan, en vez de conservarlo. Es caridad.

• Sembrar el trigo, en vez de minas antipersonales. No más terror.

• Amasar la harina con ternura y esperanza. No con un frío interés.

• Cocer el pan en el horno del amor. No con el fuego de la avaricia.

• Proteger a los que siembran el pan con el sudor de su frente.

• Que el pan se coma en la mesa de la solidaridad y la fraternidad.

• Que comas menos pan, si alguien pasa hambre.

• Que se busquen los medios justos y solidarios de repartir los panes.

• Que si ya no tienes panes, tú mismo te hagas pan, como Dios.

ORACIÓN DE ALABANZA

Gracias, Cristo, Señor ungido,

por tu perfume de cielo,

gracias, Jesús, por tu santo Nombre,

Salvador, el Compasivo, el Consuelo.

Gracias por tus palabras

y por tus brazos abiertos.

Gracias por las semillas

que nos dejaste del Reino.

Y gracias por tu Abba, por tu Espíritu,

las bienaventuranzas y el Padre nuestro.

Gracias por la Eucaristía,

las gracias en sacramento;

todo el misterio de la Pascua

que comemos y bebemos.

Gracias por tu presencia,

medicina y alimento;

el pecado redimido,

la muerte ya no da miedo.

Te has quedado con nosotros,

nuestro amigo y compañero.

Solo te pido una cosa,

ser tu pan y tu fermento.

  • Vivir eucarísticamente es optar por la fuerza misteriosa de Cristo resucitado.
  • Vivir eucarísticamente es contar con la fuerza liberadora del Espíritu Santo.
  • Vivir eucarísticamente es creer que el pan partido es un fermento de renovación de las personas, de la Iglesia y de la sociedad.
  • Vivir eucarísticamente es crear lazos de comunión en un mundo roto y enfrentado.
  • Vivir eucarísticamente es aprender a colaborar, respetando la dignidad y los derechos de cada uno, respetando los carismas y capacidades de todos.
  • Vivir eucarísticamente es aprender a compartir.
  • Vivir eucarísticamente es aprender a servir.
  • Vivir eucarísticamente es optar por la gratuidad
  • Vivir eucarísticamente es vivir en el amor. Pero el amor entregado como el de Cristo, que se parte y se deja comer. «El que me come vivirá por mí» (Jn 6,57)


Deja un comentario

Oraciones para este domingo de la Trinidad

Una preciosa bendición de los Tres

 

Es una palabra que significa oración o versículo.

 Solía aprenderse de memoria.

Se encontraba a menudo en oraciones dedicadas

 a la Santísima Trinidad en la Irlanda cristiana.

 

Que la gracia de Dios descanse sobre ti,

que la gracia del amor descanse sobre ti,

que la gracia de la casa descanse sobre ti.

Que la gracia y la dignidad de tu fe descansen sobre ti.

Que la guarda del Dios de la vida te acompañe,
que la guarda del Cristo del Amor te acompañe,
que la guarda del Espíritu Santo te acompañe.

Que Dios te dé su cariño,
que Dios te sostenga,
que Dios te rodee.

Los tres sobre tu cabeza,
los tres sobre tu corazón,
los tres sobre tu cuerpo. 

Que pases cada noche y cada día
en el abrazo de los tres.
Todos los días de tu vida
y para siempre. Amén.

 

 

 

 

 

 

Bendito eres, Señor

• Bendito tu Santo Nombre:

«Señor»,fuente de toda vida,
Padre de amor.

• Bendito eres tú.
Palabra del Padre.
Verdad y Luz. 

• Bendito eres, Amor.
Danza y abrazo divino,
Consolador.

• Bendito eres, uno y trino,
de comunión misterio,

y de la gracia río. 

• Bendito Principio, Santa Trinidad,
Alfa y Omega,

permanente eternidad. 

• Bendito, mi Dios,
mi amor y mi luz,
mi dueño y mi Tú,
mi vida y mi sol,

y mi Yo.

Bendito seas, Señor.

 

 

 

 


Deja un comentario

Oracion al Espiritu Santo

Ven, Espíritu Santo

Ven, porque donde Tú estás hay libertad (2Co 3,17)

y hay verdad, y hay humildad y riqueza,

y hay comunión y esperanza,

y hay alegría y paz.
Ven, porque donde Tú estás, está Cristo.
Ven, para que se multipliquen los profetas y testigos.
Ven, fuerza secreta que se manifiesta en la debilidad.
Ven, y enséñanos a decir sí.

Ven, porque somos pobres y Tú nos enriqueces con tus dones.
Eres capaz de poner un gozo secreto en medio del sufrimiento.

 

Sin el Espíritu, nada

Sin el Espíritu no podríamos ni siquiera decir «Jesús es el Señor» (ICo 12,3)
Sin el Espíritu no podríamos orar como conviene (Rm 8,26)
Sin el Espíritu no conoceríamos la verdad de Cristo ni el misterio de Dios.
Sin el Espíritu no podríamos vivir en amor (cf. Rm 5,5)
Sin el Espíritu no entenderíamos el Evangelio ni la Escritura, que se nos
quedaría en letra muerta.

Sin el Espíritu no habría testigos del Evangelio, no habría Iglesia.
Sin el Espíritu los sacramentos se quedarían en ritos.
Sin el Espíritu la Palabra sonaría a palabrería, voz vacía.

Sin el Espíritu la memoria de Cristo se perdería, quedaría en un profeta
fracasado. «El Espíritu lo recordará todo» (Jn 14,26), nos recordará a Jesús, es la memoria histórico-salvífica de Dios. La historia de Jesús podría parecemos muy vieja, milenaria, pero el Espíritu la actualiza, nos la hace revivir. Jesús
será siempre actual, siempre joven.

 


Deja un comentario

Oración-reflexión para la Ascensión

Haremos esta ciudad parecida a la del futuro, la que soñaba el Apocalipsis
(21-22), la Ciudad de Dios:
• Si conseguimos que se fundamente sobre la justicia y la libertad,
• si nos esforzamos en derribar muros y murallas, a la vez que vamos construyendo puentes y autovías;
• si apagamos los fuegos del odio y encendemos el fuego del amor;
• si enterramos las armas desactivándolas, y sembramos las flores de lapaz;
• si construimos la casa familiar sobre roca y no sobre arenas movedizas;
• si ahuyentamos las tinieblas del vacío y el error, y encendemos las lámparas de la fe;
• si superamos el desencanto con dosis generosas de ilusión y esperanza;
• si donde hay corrupción ponemos la sal de la limpieza de corazón;
• si ofrecemos a los que están tristes y solos la alegría de la amistad;
• si en los desiertos del paganismo abrimos las fuentes del Espíritu;
• si curamos los ojos de los ciegos con las medicinas de nuestra fe y nuestro amor.

+ Ausencia y presencia

• Se va, pero se queda. No lo vemos corporalmente, pero lo experimentamos espiritualmente. Sabemos bien dónde están esas presencias, pero necesitamos fe para descubrirlas.
• Se va para que crezcamos, para que no seamos infantiles, los que necesitan siempre el arropo de los demás y no saben vivir a la intemperie.
• Se va, pero nos espera. Él va delante para prepararnos sitio, pero donde está la cabeza deben estar los miembros.
• Se va, pero nos regala. Se fue bendiciendo y no deja de bendecir. Intercede por nosotros y nos consigue todas las gracias del cielo.
• Se va, pero volverá. No se ha olvidado de nosotros. Volverá para llevarnos con él —que estén también conmigo— y consumar su obra.