Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red


Deja un comentario

1 de mayo: día de san José Obrero e inicio del mes de María

El 1 de mayo la Iglesia celebra la Fiesta de San José Obrero, patrono de los trabajadores, fecha que coincide con el Día Mundial de Trabajo. Esta celebración litúrgica fue instituida en 1955 por el  Papa Pío XII, ante un grupo de obreros reunidos en la Plaza de San Pedro en el Vaticano. También  comenzamos el mes tradicionalmente dedicado a la Virgen.

En 1889, el Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional determinó el 1 de mayo como el Día del Trabajador. El Día del Trabajo se celebra para honrar la lucha por una jornada laboral de 8 horas que llevaron a cabo varios trabajadores en Chicago, Estados Unidos.

Esta fecha se celebra en honor a todos los hombres y mujeres que con su labor diaria buscan un mejor futuro y hacer crecer a la sociedad.

Jesús nace y vive en la sagrada familia, aprendiendo de san José el oficio de carpintero, en el taller de Nazaret, compartiendo con él el trabajo, la fatiga, la satisfacción y también las dificultades de cada día.

Esto nos remite a la dignidad y a la importancia del trabajo. El libro del Génesis narra que Dios creó al hombre y a la mujer confiándoles la tarea de dominar la tierra, lo que no significa explotarla, sino cultivarla y protegerla, cuidar de ella con el propio trabajo (cf. Gn 1, 28; 2, 15). Nosotros estamos llamados a cultivar y custodiar todos los bienes de la creación, y de este modo participamos en la obra de la creación. El trabajo es un elemento fundamental para la dignidad de una persona; nos hace semejantes a Dios, que trabajó y trabaja, da la capacidad de mantenerse a sí mismo, a la propia familia, y contribuir al crecimiento de la propia nación. 

Comprometámonos en nuestro deber cotidiano, en el trabajo,en la ayuda hacia los demás. 

Pensemos también en el trabajo que esclaviza. Cuántas personas, en todo el mundo, son víctimas de este tipo de esclavitud, en la que es la persona quien sirve al trabajo, mientras que debe ser el trabajo quien ofrezca un servicio a las personas para que tengan dignidad. 

Comienza el  mes de mayo, ocasión para recordar la importancia y la belleza de la oración del santo Rosario. Recitando el Avemaría, se nos conduce a contemplar los misterios de Jesús, a reflexionar sobre los momentos centrales de su vida, para que, como para María y san José, Él sea el centro de nuestros pensamientos, de nuestras atenciones y acciones. Qué hermoso si,  en este mes de mayo, se recitara el santo rosario o alguna oración a la Virgen María juntos en familia, con los amigos, en la parroquia. Aprendamos a rezar más en familia y como familia nos invita el Papa Francisco.

Oración a San José Obrero

Nos dirigimos a ti, ¡Oh, bendito San José, nuestro protector en la tierra!, como quien conoce el valor del trabajo y la respuesta a nuestro llamado. A través de tu Santa Esposa, la Inmaculada Virgen Madre de Dios, y sabiendo el amor paternal que tuviste a nuestro Señor Jesús, te pedimos nos asistas en nuestras necesidades y fortalezcas en nuestros trabajos.

Por la promesa de realizar dignamente nuestras tareas diarias, líbranos de caer en el pecado, de la avaricia, de un corazón corrupto. Se tú el solícito guardián de nuestro trabajo, nuestro defensor y fortaleza contra la injusticia y el error.

Seguimos tu ejemplo y buscamos tu auxilio. Socórrenos en todos nuestros esfuerzos, para así poder obtener contigo el descanso eterno en el Cielo.

san José Obrero


Deja un comentario

INICIAMOS LA CUARESMA

A- UN CAMINO DE VIDA

Este miércoles 17 de febrero comenzamos el camino de cuaresma recibiendo la ceniza. Su imposición nos recuerda que nuestra vida en la tierra es pasajera y que nuestra vida definitiva se encuentra en el Cielo.

I  Cuarenta días de trabajo

1. Cuaresma significa “cuarenta” y se aplica a los 40 días de intensa preparación a la fiesta de PASCUA.

2. Jesús se retiró durante 40 días. Moisés aguardó 40 días antes de subir al Sinaí. Elías caminó durante 40 días hacia el Horeb. Y la marcha de los judíos por el desierto duró 40 años.

3. “40” es pues, un número simbólico que expresa víspera, “preparación” intensa de algo importantísimo que, para nosotros, es la PASCUA. No se entiende la Cuaresma si no es en función de la PASCUA.

4. En los primeros tiempos, la Cuaresma era un período de preparación intensiva al Bautismo, que se celebra en la noche de Pascua. El ser bautizado exige una coherencia y un cambio de mentalidad.

II. Tiempo de cambio

1. El Miércoles de Ceniza se nos dice: “Convertíos y creed en el Evangelio”. La Cuaresma es pues, un tiempo de conversión.

2. Convertirse significa “volver”, “cambiar”, “corregir el camino” “Renovarse”.

3. El cambio que queremos es pasar del “hombre viejo” que vive a espaldas de Cristo y del Evangelio al “hombre nuevo” que es el que sigue a Jesús y vive según el Evangelio. ¿Tú eres un “hombre viejo” o un “hombre nuevo”?

III. Cambiar el corazón

1. El ayuno y la abstinencia son “signos de conversión”. No son “la conversión”.

2. El ayuno es signo de que tú quieres “ayunar de pecados”, te solidarizas con los hambrientos, prefieres el pan de la Palabra, frenas el consumismo, quieres compartir lo tuyo.

3. La abstinencia es signo de que tú quieres abstenerte del pecado, no te comes el pan de los pobres, te “mantienes en forma” por dentro.

IV. “Convertíos y creed en el Evangelio”

1. La Cuaresma es un tiempo de renovación para la comunidad. O la hacemos todos juntos o no es Cuaresma.

2. Hace Cuaresma: la pareja, la familia, el grupo, la parroquia, la comunidad. Nadie hace la Cuaresma solo

3. El modelo del cambio está en el Evangelio, la Palabra de Dios. Cuaresma es un tiempo favorable para el anuncio y la escucha de la Palabra. Jesús decía: “No sólo de pan vive el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de mi Padre”.

4. La lectura del Evangelio en familia, las convivencias, los Ejercicios Espirituales, los cultos cuaresmales… son momentos privilegiados para escuchar la Palabra de Dios.

¡CUARENTA DÍAS OTRA VEZ!

B-MENÚ CUARESMAL

1. Tener a mano:

Abrelatas, para abrir corazón endurecido.

Cuchillo, para cortar vicios.

Destapador, para destapar lo atorado en las relaciones familiares.

Colador, para pasar por alto las ofensas y purificar intenciones.

Mandil, para el servicio.

2. Abstenerse:

Abstenerse de comer prójimo (chismes, murmuraciones y calumnias).

Quitarle al condimento los desquites.

Evitar consumir altas grasas de egoísmo.

No tomar vinagre, que pone de mal humor.

Lavar bien el corazón para que no se infecte de la cólera.

Evitar el consumo excesivo de picantes, para no “picarse” y decir maldiciones.

No tomar postres helados que congelen el afecto.

3. Menú recomendado:

Como plato fuerte: exquisita caridad para con el prójimo.

Caldo de atención a los desamparados y enfermos.

Ensalada de detalles de afecto para los suyos.

Pan abundante para compartir con el hambriento.

Vino de alegría para convidar a los tristes y desanimados.

Sopa de letras para escribir más seguido a familiares y amigos.

Sopa de zanahoria para ver con buenos ojos a los demás.

Pan bendito para los afligidos, ya que “las penas con pan son menos”.

4-De postre, se recomienda:

Perita en dulce, para ser buena persona.

Yogurt de guayaba… para repetir gestos de perdón.

Naranja dulce y limón partido “dame un abrazo que yo te pido”(abrazar a los seres queridos, y darles muestras de aprecio verdadero, no de chocolate).

Y no olvides:

“DONDE COME UNO, COMEN DOS” Y “ÉCHALE SIEMPRE MÁS AGUA A LA SOPITA”.

Comparte tu vida con OTRAS PERSONAS. Finalmente, el Chef celestial recomienda sobre todo el alimento espiritual:”EL QUE COME MI CARNE Y BEBE MI SANGRE, TIENE VIDA ETERNA”

C.-AGENDA CUARESMAL

17 de febrero Miércoles de Ceniza  Misas a las 13,15 y a las 20h.

            Los niños y jóvenes tendrán celebración en horario escolar.

Celebración Comunitaria del Perdón:

Habrá dos, una para adultos y otra para jóvenes (Se anunciarán fechas)

Ejercicios Cuaresmales: Se anunciarán fechas.