Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Orígenes

Historia de la Parroquia:

La construcción de la iglesia es obra de D. Luis Moya Blanco y la gran vidriera del presbiterio de Padrós. Se empezó a construir en 1963 y la bendición del templo fue el 12 de octubre de 1964.

 En 1965 Monseñor Ricardo Blanco, Obispo Auxiliar de la Diócesis de Madrid-Alcalá, convierte la iglesia en parroquia. El primer párroco fue el P. Luis Perea Villaverde. Posteriormente ha habido seis párrocos más. A continuación están todos los párrocos que ha tenido la parroquia de Santa María del Pilar:

1. P. Luis Perea Villaverde. De 1965 a 1969
2. P. Juan Carlos González de Suso. De 1969 a 1983
3. P. Rafael Ganzábal Eguiluz.  De 1983 a 1986
4. P. Francisco de Lora Soria. De 1986 a 1995
5. P. Agapito Güemes.  De 1995 a 2003
6. P. Victoriano Viñuelas Gómez. De 2003 a 2012

7. P. Rafael Iglesias Calvo. De 2012 a …

Recorrido Virtual Colegio-Parroquia

 

Fotos de la Iglesia:

 (Puedes pulsar la imagen para verla más grande)
  Historia de la Familia Marianista:

No podemos dejar de conocer la historia de los orígenes de La Familia Marianista, cuyo fundador es Guillermo José Chaminade:

              Guillermo José CHAMINADE (1761-1850), sacerdote, desarrolló en la diócesis de Burdeos un ministerio siempre fiel y, a menudo arriesgado, en los años difíciles de la Revolución Francesa. Después se encontró ante una situación apostólica nueva: ignorancia de la fe, indiferencia religiosa, abandono de la vida cristiana y descomposición de las estructuras de la Iglesia. Deseando consagrar el resto de sus días a infundir nueva vida en la Iglesia, pidió y obtuvo el título de Misionero Apostólico. Bajo el influjo del Espíritu Santo fue comprendiendo que, para aquellos tiempos, eran necesarios medios nuevos: instituciones nuevas, métodos nuevos y hasta un nuevo tipo de misioneros.

Beato Guillermo Jos� Chaminade, fundador

            Vivir en comunidad con espíritu evangélico fue siempre un medio eficaz de arraigar profundamente la fe en las personas y, a su vez, un ambiente estimulante para cumplir sus exigencias. Así lo experimentó el primer grupo de apóstoles convocados en torno a Jesús, a quién siguieron de cerca  formándose con sus ejemplos y con sus enseñanzas. Parecida fue la experiencia de la primitiva Iglesia, unida a María en oración y en espera del Espíritu. Tal fue, también, la experiencia de la primitiva comunidad de Jerusalén, que ponía todo en común y tenía un solo corazón y una sola alma.

            Inspirado por el Espíritu de Dios, el Padre Chaminade llegó a comprender las fecundas posibilidades que una comunidad cristiana entraña para el apostolado. Una comunidad puede dar el testimonio de un pueblo de santos, mostrando que el Evangelio puede practicarse con todo el rigor de su letra y de su espíritu. Una comunidad puede atraer a otros por su mismo género de vida, y suscitar nuevos cristianos y nuevos misioneros, que den origen a nuevas comunidades. La comunidad se convierte así  en el gran medio de recristianización del mundo. De esta intuición fueron surgiendo los primeros grupos de hombres y mujeres que el Padre Chaminade fundó como congregaciones.

            En esta obra el Fundador se inspiró en María, contemplada en Zaragoza, Virgen fiel que acogió y meditó en su corazón la Palabra del Señor, Mujer que nos dio a Cristo, Madre que forma a todos los creyentes. María encarna las actitudes del Evangelio, en oposición al espíritu del mal. Nos transmite la consigna de hacer cuanto Jesús nos mande. El compromiso del congregante consistía en una consagración a María, para asistirla en su misión.

            En 1808, el Padre Chaminade encontró a Adela de Batz de Trenquelléon, nacida en Feugarolles (Lot-et-Garonne) en 1879. Rebosante de espíritu misionero, Adela estaba al frente de una pequeña asociación e impulsaba a sus miembros a crecer en el amor a Cristo y a restablecer la fe en el Agenesado. La semejanza entre esta “pequeña asociación” y la Congregación de Burdeos impresionó al Padre Chaminade, y por ello propuso a Adela y a sus asociadas que se agregaran a la Congregación. Con alegría por una y por otra parte, se aceptó la propuesta. Sin ninguna dificultad impulsó el Padre Chaminade el entusiasmo misionero de la “pequeña asociación”, haciéndoles descubrir los beneficios de la consagración a María.

            Y así, llevados por el Espíritu, los Congregantes fueron profundizando en las exigencias de la consagración a María hasta desear entregarse más completamente a Dios y a María en la vida religiosa. La Congregación dio entonces origen a dos Institutos religiosos: las Hijas de María Inmaculada, en cuya fundación colaboró el Padre Chaminade con Adela de Batz de Trenquelléon en Agen en 1816, y la Compañía de María, que nació en Burdeos en 1817. El Padre Chaminade veía en estas dos fundaciones “el hombre que no muere” capaz de mantener, animar y extender la red de comunidades y obras, fundadas bajo su inspiración.

            En cuanto Adela pudo realizar su “querido proyecto” –así se refería a la Fundación antes de 1816-, se consagró a él con todas sus fuerzas. Desde sus primeros años, su amor a Cristo fue intenso y personal: este mismo amor era la fuente de su capacidad creadora, cunado se trataba de estimular el fervor de sus compañeras; llevada por ese amor, encontró en el Instituto el medio de hacer conocer y amar a Aquel a quien se había consagrado.

            Mujer de fe, con una bondad llena de delicadeza y solicitud por cada una de sus hermanas, supo inculcarles ese espíritu misionero que la llevaba a decirles que “estuviesen dispuestas a ir al fin del mundo para salvar a una sola alma”. Impulsada por esta pasión, sin regatear ningún esfuerzo, tuvo una aguda conciencia de la precariedad del tiempo y lo aprovechó hasta su muerte en 1828. Acogió entonces a su Señor con estas últimas palabras: “¡Hosanna al Hijo de David!”.

             La vida del Padre Chaminade revela un profundo sentido de la Providencia. Compenetrado con la misión de la Iglesia, dotado de un gran poder de adaptación y profundamente sensible a las necesidades de la época, se mantuvo siempre dispuesto a responder a las llamadas del Señor. Tuvo, además, una perseverancia tenaz, un profundo espíritu de oración y una gran capacidad para reflexionar y discernir la voluntad de Dios. Quiso imprimir estos mismos rasgos en los marianistas de todo tiempo.

           Hoy se suele designar a los diferentes grupos, vinculados de algún modo al carisma del Padre Chaminade con el título genérico de “Familia de María” o “Familia Marianista”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s