Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red


Deja un comentario

Jesús nos mira desde el suelo y nos levanta con su mirada: “Yo tampoco te condeno” Misa del lunes de la quinta semana de Cuaresma de la Comunidad @MarianistasES SMP

Buenos días, compañero. Buenos días compañera. Estrenamos semana y perseveramos en el confinamiento que adopta modos muy diversos. Desde la soledad hasta el bullicio de un piso lleno de chiquillos en donde hay que alternar la atención al trabajo desde casa, el acompañamiento de las tareas escolares y la organización del hogar y faenas domésticas. Sin embargo, estemos solos o acompañados, estoy seguro de que en todo este tiempo ya habéis tenido instantes en que la mirada se ha vuelto hacia dentro. Estoy convencido de que aunque sea fugazmente, la introspección os ha visitado. En estas ocasiones, cuando la mirada baja al hondón del corazón, cuando miramos nuestra trayectoria vital, despunta un cierto pesar por nuestra equivocaciones, torpezas, olvidos,… Aquellos amigos a los que olvide, aquel rencor acumulado que me alejó de cierta persona, aquellas palabras desproporcionadas e injustas que hirieron al que menos lo merecía, ese desistimiento de nuestra obligación, o la falta de valor para decir la verdad, o la indiferencia ante quien me reclama atención y ayuda, o la certeza de que vivo solo para mí, o caer en la cuenta de que vivo prisionero del deseo de acumular bienes,…

Y entonces puede que nos sintamos como aquella mujer de la que nos habla hoy Juan en el Evangelio, arrastrada y tirada al suelo por aquellos que la habían sorprendido en adulterio. Desde su altura moral y aparente cumplimento de la ley, la ponen delante de Jesús para que pronuncie sobre ella una sentencia condenatoria que la conducirá a la muerte violenta. Aquella mujer, como quizá nosotros, somos conscientes de nuestros fallos, de la quiebra de nuestra vida. Y estoy seguro de que esta es parte también de la melancolía y de la tristeza que de uno u otro modo nos acompañan en nuestro soterramiento, porque nadie está libre de pecado, de error, de equivocación, de tropiezo. Pero tenemos la oportunidad de encontrarnos cara a cara con Jesús, que se sitúa a nuestra altura, en el suelo. El nos pregunta: “Ahora que yo estoy contigo, ¿quién te condena?” También nosotros, con esta mujer sin nombre, podemos decir aferrándonos a su amor: “Nadie Señor”.

Hoy Jesús, cuando te retires un momento, cuando encuentres un ratito de silencio en casa, te va a repetir al oído unas palabras que nos restauran y nos abren el horizonte y abren un futuro posible para nosotros: “Yo tampoco te condeno”. Empieza de nuevo, no vuelvas a vivir de espaldas al amor. Es lunes, amigo y amiga, seguimos confinados y el coronavirus no deja de hacer de las suyas. Mientras tanto, Jesús, el gran Sanador no deja de aprovechar esta ocasión para restaurar nuestras vidas y hacerlas nuevas por dentro desde la fuerza de su mirada. Vamos a por la semana juntos.

Pincha aquí para ver la misa

Adultera