Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red


Deja un comentario

Horario celebraciones Semana Santa

Parroquia Santa María del Pilar

Marianistas –  Madrid

 

              HORARIO SEMANA SANTA

 

Domingo 1:       DOMINGO DE RAMOS

                       EN LA PASIÓN DEL SEÑOR

       Horario normal de Eucaristías de domingo

       12’15hs Bendición de Ramos, Procesión y Eucaristía

 

              Lunes   2 :       Eucaristía  :    20.00h.

              Martes  3  :      Eucaristía:      20.00h.

              Miércoles 4 :   Eucaristía:      20.00h.

 

JUEVES SANTO DE LA CENA DEL SEÑOR

          13.00h.  Confesiones (solo puerta Reyes Magos)

          19.00h.   Celebración de la Cena del Señor

          22.00h.  Hora Santa (solo puerta Reyes Magos)

 

VIERNES SANTO DELA PASIÓN DELSEÑOR

          13.00h.  Celebración de la Pasión del Señor

          19:00h.  Via Crucis (solo puerta Reyes Magos)

 

SABADO: VIGILIA PASCUAL EN LA NOCHE    SANTA

          22.00h.  Celebración de la Vigilia Pascual

 

DOMINGO DE PASCUA DE RESURRECCIÓN

          Horario de misas:  11.30 – 12.30 – 13.30 y 20.00h

                     (no hay misa a las 9.00h)


Deja un comentario

Lecturas de la misa – Domingo 1 Abril 2012 – Dom. de Ramos

DOMINGO DE RAMOS
PROCESIÓN DE LAS PALMAS

EVANGELIO
Bendito el que viene en nombre del Señor

Lectura del santo evangelio según san Marcos 11,1-10

Se acercaban a Jerusalén, por Betfagé y Betania, junto al monte de los Olivos, y jesús mandó a dos de sus discípulos, diciéndoles:

«ld a la aldea de enfrente y, en cuanto entréis, encontraréis un borrico atado, que nadie ha montado todavía. Desatadlo y traedIo. Y si alguien os pregunta por qué lo hacéis, contestadle: “El Señor lo necesita y lo devolverá pronto.”»

Fueron y encontraron el borrico en la calle, atado a una puerta, y lo soltaron. Algunos de los presentes les preguntaron:
– «¿Por qué tenéis que desatar el borrico?»

Ellos les contestaron como había dicho jesús; y se lo permitieron.
Llevaron el borrico, le echaron encima sus mantos, y jesús se montó. Muchos alfombraron el camino con sus mantos, otros con ramas cortadas en el campo. Los que iban delante y detrás gritaban:
– «Hosanna, bendito el que viene en nombre del Señor. Bendito el reino que llega, el de nuestro padre David. ¡Hosanna en el cielo!»

Palabra de Dios.


MISA

La misa de este domingo tiene tres lecturas, y es muy recomendable que se lean las tres, a no ser que algún motivo pastoral aconseje lo contrario. Dada la importancia de la lectura de la historia de la pasión de Señor, el sacerdote, teniendo en cuenta la índole peculiar de cada asamblea en concreto, podrá leer, si es necesario, una sola de las dos lecturas que preceden al evangelio, o bien leer únicamente la historia de la pasión, incluso en su forma más breve. Estas normas sólo tienen aplicación en las misas celebradas con la participación del pueblo.

PRIMERA LECTURA
No me tapé el rostro ante los ultrajes, sabiendo que no quedaría defraudado

Lectura del libro de Isaias 50, 4-7

Mi Señor me ha dado una lengua de iniciado, para saber decir al abatido una palabra de aliento.
Cada mañana me espabila el oído, para que escuche como los iniciados.

El Señor me abrió el oído; y yo no resití ni me eché atrás: ofrecí la espalda a los que me apaleaban, las mejillas a los que mesaban mi barba; no me tapé el rostro ante ultrajes ni salivazos.

El Señor me ayuda, por eso no sentía los ultrajes; por eso endurecí el rostro como pedernal, sabiendo que no quedaría defraudado.

Palabra de Dios.


Salmo responsorial
Sal 21, 8-9. 17-18a. 19-20. 23-24 (W.: 2a)

Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

Al verme, se burlan de mí hacen visajes, menean la cabeza: «Acudió al Señor, que lo ponga a salvo; que lo libre, si tanto lo quiere.»

Me acorrala una jauría de mastines, me cerca una banda de malhechores; me taladran las manos y los pies, puedo contar mis huesos.

Se reparten mi ropa, echan a suertes mi túnica. Pero tú, Señor, no te quedes lejos; fuerza mía, ven corriendo a ayudarme.

Contaré tu fama a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabaré. Fieles del Señor, alabadlo; linaje de Jacob, orificadlo; temedlo, linaje e Israel.


SEGUNDA LECTURA

Se rebajó, por eso Dios lo levantó sobre todo

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses 25 6-11

Cristo, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios; al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos.

Y así, actuando como un hombre cualquiera, se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz.

Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el «Nombre-sobre-todo-nombre»; de modo que al nombre de jesús toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra, en el abismo, y toda lengua proclame: jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre.

Palabra de Dios.


Versículo antes del evangelio Hp 2, 8-9
Cristo, por nosotros, se sometió incluso a la muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo levantó sobre todo y le concedió el «Nombre-sobre-todo-nombre».

EVANGELIO

Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san Marcos 15, 1-39

¿Queréis que os suelte al rey de los judíos?

C. Apenas se hizo de día, los sumos sacerdotes, con los ancianos, los escribas y el Sanedrín en pleno, se reunieron, y, atando a jesús, lo llevaron y lo entregaron a Pilato.

Pilato le preguntó:
S. – «¿Eres tú el rey de los judíos?»
C. Él respondió:
– «Tú lo dices.»
C. Y los sumos sacerdotes lo acusaban de muchas cosas.
Pilato le preguntó de nuevo:
S. – «¿No contestas nada? Mira cuántos cargos presentan contra ti.»
C. Jesús no contestó más; de modo que Pilato estaba muy extrañado.
Por la fiesta solía soltarse un preso, el que le pidieran. Estaba en la cárcel un tal Barrabás, con los revoltosos que habían cometido un homicidio en la revuelta. La gente subió y empezó a pedir el indulto de costumbre.
Pilato les contestó:
S. -«¿Queréis que os suelte al rey de los judíos?»
C. Pues sabía que los sumos sacerdotes se lo habían entregado por envidia.
Pero los sumos sacerdotes soliviantaron a la gente para que pidieran la libertad de Barrabás.
Pilato tomó de nuevo la palabra y les preguntó:
S. -«¿Qué hago con el que llamáis rey de los judíos?»
C. Ellos gritaron de nuevo:
S. – «¡Crucificalo!»
C. Pilato les dijo:
S. – «Pues ¿qué mal ha hecho?»
C. Ellosgritaronmásfuerte:
S. – «¡Crucificalo!»
C. Y Pilato, queriendo dar gusto a la gente, les soltó a Barrabás; y a jesús, después de azotarlo, lo entregó para que lo crucificaran.

Le pusieron una corona de espinas, que habían trenzado

C. Los soldados se lo llevaron al interior del palacio – al pretorio- y reunieron a toda la compañía. Lo vistieron de púrpura, le pusieron una corona de espinas, que habían trenzado, y comenzaron a hacerle el saludo:
S. – «¡Salve, rey de los judíos!»
C. Le golpearon la cabeza con una caña, le escupieron; y, doblando las rodillas, se postraban ante él.
Terminada la burla, le quitaron la púrpura y le pusieron su ropa. Y lo sacaron para crucificarlo.
Llevaron a Jesús al Gólgota y lo crucificaron.
C. Y a uno que pasaba, de vuelta del campo, a Simón de Cirene, el padre de Alejandro y de Rufo, lo forzaron a llevar la cruz.
Y llevaron a jesús al Gólgota (que quiere decir lugar de «la Calavera»), y le ofrecieron vino con mirra; pero él no lo aceptó. Lo crucificaron y se repartieron sus ropas, echándolas a suerte, para ver lo que se llevaba cada uno.
Era media mañana cuando lo crucificaron. En el letrero de la acusación estaba escrito: «El rey de los judíos.» Crucificaron con él a dos bandidos, uno a su derecha y otro a su izquierda. Así se cumplió la Escritura que dice: «Lo consideraron como un malhechor.»

A otros ha salvado, y a sí mismo no se puede salvar

C. Los que pasaban lo injuriaban, meneando la cabeza y diciendo:
S. -«¡Anda!, tú que destruías el templo y lo reconstruías en tres días, sálvate a ti mismo bajando de la cruz.»
C. Los sumos sacerdotes con los escribas se burlaban también de él, diciendo:
S. – «A otros ha salvado, y a sí mismo no se puede salvar. Que el Mesías, el rey de Israel, baje ahora de la cruz, para que lo veamos y creamos.»
C. También los que estaban crucificados con él lo insultaban.

Jesús, dando un fuerte grito, expiró

C. Al llegar el mediodía, toda la región quedó en tinieblas hasta la media tarde. Y, a la media tarde, jesús clamó con voz potente:
-«Eloí, Eloí, lamá sabaktaní.»
C. Que significa:
-«Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?»
C. Algunos de los presentes, al oírlo, decían:
S. – «Mira, está llamando a Elías.»
C. Y uno echó a correr y, empapando una esponja en vinagre, la sujetó a una caña, y le daba de beber, diciendo:
S. – «Dejad, a ver si viene Elías a bajarlo.»
C. Y jesús, dando un fuerte grito, expiró.

Todos se arrodillan, y se hace una pausa.

C. El velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo.  El centurión, que estaba enfrente, al ver cómo había expirado, dijo:
S. -«Realmente este hombre era Hijo de Dios.»

Palabra de Dios.


Deja un comentario

Homilia domingo 5º de Cuaresma. 25 de marzo 2012

Posiblemente en un par de semanas podemos encontrarnos con una situación parecida a la que se nos narra al comienzo del evangelio: “entre los que habían venido a celebrar la fiesta…”. En un par de semanas, es decir, en Semana Santa, puede haber  personas que vayan a diversos lugares a celebrar la fiesta de Semana Santa y hagan la misma pregunta que los griegos hacen a Felipe: “Señor, quisiéramos ver a Jesús”.  Para bastantes personasla SemanaSantase reduce a eso: quieren ver procesiones, quieren ver a Jesús, pero tal vez como espectáculo.

Esas personas están muy lejos del Jesús que nos presenta el cuarto evangelista. El Jesús del cuarto evangelio no es el Jesús de la pasión, del sufrimiento, sino el Jesús ya  glorificado. Basta con leer atentamente la pasión según san Juan para darse cuenta que Jesús es quien, por así decirlo, maneja los hilos de toda la acción. Podríamos decir que san Juan nos muestra no tanto el Jesús humano que sufre, sino el Jesús glorificado por la resurrección.

Esa glorificación que por dos veces se alude en el texto tiene tres aspectos. La primera es que Jesús, como el grano de trigo, pasa de la muerte a la vida. Es más Jesús pasa por la muerte, no para quedarse en ella, sino para dar vida, para traer vida. No puede dar vida quien antes no experimenta la muerte. El grano de trigo tiene que morir, que ser enterrado, para que de él surja una nueva vida, una espiga. En nuestra vida, a veces sin darnos cuenta, morimos a unas etapas, para hacer surgir, para dar vida a otras. Pensemos en los cambios que experimentamos a lo largo de nuestra existencia. Esos cambios pueden significar morir a algo antiguo para vivir algo nuevo.

El segundo aspecto está en negarse a sí mismo. Jesús nos da ejemplo de negarse a sí mismo para darse a los demás, para sacrificarse por todos. Quien se ama a sí mismo, se pierde. Y esto es verdad. Pensemos en esas personas que solo se preocupan por ellos mismos. Viven en la más absoluta soledad, no tienen amigos, sí conocidos, y al final se encuentran solos por haber pasado su vida en un puro pensar en sí mismos. Sin embargo cuando uno se da, cuando uno se niega a sí mismo, se guarda para la vida. Puede parecer un contrasentido, pero aceptemos que darse, que negarse no es perder, sino ganar. Jesús se dio, se negó a sí mismo para cumplir la voluntad del Padre. Viviendo la voluntad del Padre, el Padre le dio la vida, le dio un nombre sobre todo nombre.

Y el tercer aspecto es el seguimiento de Jesús. Seguir a Jesús es servir a los demás. O al revés, servir a los demás es seguir a Jesús. Jesús nos dice “no he venido a ser servido sino a servir”. Para llegar a decir y a vivir esta frase Jesús pasó por el desierto. Su paso por el desierto fue vivir todo un proceso de conversión personal, como decía el primer domingo de cuaresma, para elegir vivir según la voluntad del Padre. Vivir esa voluntad divina le costó oración y súplicas, (segunda lectura). El confió en el Padre y el Padre escuchó la oración del Hijo. El Padre le convirtió en autor de salvación para todos.

En este último tramo dela CuaresmaJesúsnos invita a morir al hombre viejo para vivir el hombre nuevo dela Pascua.Nosinvita a negarnos a nosotros mismos, para tener la misma vida que El, y nos invita a servir a los demás como signo de seguimiento. En estos tres aspectos está nuestra glorificación como la estuvo en Jesús por ser fiel a la voluntad del Padre.

 

 


Deja un comentario

Salmo 50 (ampliado)

Salmo 50. Viene bien para este tiempo de Cuaresma.

L  Misericordia, Dios mío (c£ Sal 50)

Tú, Señor, que eres amor,
¡misericordia!;
mírame compasivo,
¡misericordia!;

alíviame del peso que me oprime
y limpia todo mi barro,
¡misericordia!

Báñame en el océano inmenso de tu gracia,

bautízame en el agua y la sangre de Jesucristo,

porque mis raíces están viciadas.

El mal ha penetrado en mis neuronas,

¡misericordia!

Es una gracia, ya lo sé,

que reconozca mi verdad; ;

si la gente me conociera bien,

se taparían los ojos desilusionados.

Pero tú, Señor, me conoces hasta el fondo,

mejor que yo mismo y que mis padres;

conoces mis entrañas y lees de corrido el subconsciente.

No te separes de mí,

no me arrojes lejos de tu rostro,

alienta en mí tu santo espíritu,

y volveré a nacer; hazme de nuevo, Señor, un vaso nuevo para ti,
dime una palabra de amor y de perdón
y exultaré de gozo, alegría de salvación.

Necesito cambiar de raíz la estructura

de mi personalidad;

necesito un trasplante de corazón,

dame un corazón nuevo, un corazón de niño,

un corazón sensible y generoso,

un corazón como el tuyo, misericordioso;

aprenderé a mirar con ojos nuevos

las cosas, las personas, los acontecimientos;

aprenderé a amar, ¡qué alegría!;

viviré en amor, para servir,

para alabarte, en constante acción de gracias,
porque tú prefieres la misericordia
a todas las ofrendas y sacrificios.

 


Deja un comentario

Homilía de San José

Notas sobre San José:

 

  1. su confianza en Dios. Es el hombre callado que escucha –a lo mejor no comprende- pero obedece.

La fe es confianza en la escucha y obediencia.

            Cabe preguntar y preguntarse…pero al final se confía.

José se pregunta…y confía.

            Si de Abraham se dice en la 2ª lectura que “creyó”…eso  mismo podemos decir

            de José: él creyó “contra toda esperanza” que llegaría a ser padre.

 

  1. es el hombre “silencioso”. Está ahí….junto a María y a Jesús…pero en silencio

Los evangelios nos hablan de él, pero él no dice nada. Tan solo ESTA.

Ese “estar” es acompañar…es compartir…es buscar…es cumplir con su ser

padre de Jesús…es hacer todo esto y más…en silencio.

  1. es el hombre centrado en la vida y para la vida.

Busca un lugar donde nazca “la vida” que es Jesús…Tiene que huir a Egipto

para preservar y salvar la vida de su hijo… como muchos padres y madres que

HOY también están centrados en la vida (suya y de sus hijos)

Cuando un padre o una madre luchan por una vida (del hijo)…nos dicen que

no hay cosa más preciada y preciosa para ellos que eso: recientes muertes…

 

  1. acepta que no es fácil entender al hijo. Algo parecido a lo que sucede hoy.

También es consciente que Jesús, según Lucas, sigue bajo su autoridad.

Autoridad entendida como respeto a las funciones que cada uno tiene que

desarrollar en la familia y que no son intercambiables, sino que son funciones

que sumadas facilitan el crecimiento de las personas.

Autoridad entendida como amor hacia la persona que la ayuda a crecer y a

desarrollar su persona en todos los aspectos. Autoridad que no impone sino

expone…que no coarta sino que abre puertas…

Creo que estas notas valen también para los sacerdotes y seminaristas…

Parte de nuestra misión como sacerdotes es la de confiar en el Padre de Jesús…realizar nuestra tarea en el silencio…trabajar por la vida y para la vida…y aceptar a las personas no imponiendo nuestra autoridad sino mostrarnos abiertos para, con otras personas, ayudar a crecer a la comunidad que se nos ha encomendado.


Deja un comentario

Lecturas de la misa – domingo 25 Marzo 2011 – dom. 5º Cuaresma cicloB

Jr 31,31-34: “Haré una alianza nueva y no recordaré sus pecados”

«Miren ustedes que llegan días —oráculo del Señor— en que haré con la descendencia de Israel y de Judá una alianza nueva.

No como la alianza que hice con sus padres, cuando los tomé de la mano para sacarlos de Egipto: ellos quebrantaron mi alianza, aunque yo era su Señor —oráculo del Señor—.

Sino que así será la alianza que haré con ellos, después de aquellos días —oráculo del Señor—:

Pondré mi ley dentro de ellos, la escribiré en sus corazones; yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.

Y no tendrá que enseñar uno a su prójimo, el otro a su hermano, diciendo: “Reconoce al Señor”.

Porque todos me conocerán, desde el pequeño al grande —oráculo del Señor—, cuando perdone sus crímenes y no recuerde sus pecados».

Sal 50,3-4.12-15: “¡Oh Dios, crea en mí un corazón puro!”

Heb 5,7-9: “Aprendió a obedecer y se ha convertido en autor de salvación eterna”

Cristo, en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y suplicas al que podía salvarlo de la muerte, cuando en su angustia fue escuchado.

Él, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer. Y, llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación eterna.

Jn 12,20-33: “Si el grano de trigo cae en tierra y muere, da mucho fruto”

En aquel tiempo, entre los que habían venido a celebrar la fiesta había algunos griegos; éstos, acercándose a Felipe, el de Betsaida de Galilea, le rogaban:

—«Señor, quisiéramos ver a Jesús».

Felipe fue a decírselo a Andrés; y Andrés y Felipe fueron a decírselo a Jesús. Jesús les contestó:

—«Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre.

Les aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo se pierde, y el que se desprecia a sí mismo en este mundo se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga; y donde esté yo, allí también estará mi servidor. A quien me sirva, el Padre lo premiará.

Ahora mi alma está agitada, y ¿qué diré?: Padre, líbrame de esta hora. Pero si por esto he venido, para esta hora. Padre glorifica tu nombre».

Entonces vino una voz del cielo:

—«Lo he glorificado y volveré a glorificarlo».

La gente que estaba allí y lo oyó decía que había sido un trueno; otros decían que le había hablado un ángel.

Jesús tomó la palabra y dijo:

—«Esta voz no ha venido por mí, sino por ustedes. Ahora va a ser juzgado el mundo; ahora el Príncipe de este mundo va a ser echado fuera. Y cuando yo sea elevado sobre la tierra atraeré a todos hacia mí».

Esto lo decía dando a entender la muerte de que iba a morir.

 


Deja un comentario

Homilia domingo 4º de Cuaresma. 18 de marzo de 2012

De Dios solemos decir muchas cosas, intentamos definirle, aunque toda definición que hagamos de El siempre se quedará corta. En la 1ª carta de san Juan se le define como “Dios es amor” (1Jn 4,8.16). Al definirlo así estamos diciendo lo que Dios es para sí. Y no puede ser otra cosa que amor, porque Dios no es un ser solitario, sino que se nos muestra como Padre, Hijo y Espíritu y entre ellos la relación que existe es la del amor.

Ese amor se extiende a todos nosotros. Y la carta a los Efesios nos dice que Dios es “rico en misericordia”. Es el título de una encíclica de Juan Pablo II. Este Dios rico en misericordia lo es respecto de cada uno de nosotros. Es, si queréis, la manera de definirse Dios respecto de sus criaturas. La palabra misericordia incluye la palabra latina “cor-cordis”, corazón. Por ello decimos que Dios es rico de corazón, o bien, Dios tiene un gran corazón.

Y hoy la segunda lectura y el evangelio nos hablan del amor de Dios a nosotros: “por el gran amor con que nos amó”, dice la carta a los Efesios. Y “tanto amó Dios al mundo”, nos dice Jesús en el evangelio. El amor de Dios es pura gratuidad, es puro regalo, es algo que deberíamos interiorizar más que con la inteligencia, con el corazón. Y su amor al ser gratuito no pide nada a cambio.

Ese amor no nos lo ha manifestado con grandes signos o manifestaciones, no. Nos lo ha demostrado y manifestado enviándonos al Hijo. Y el Hijo se ha hecho uno de nosotros, ha tomado nuestra carne para de esa manera poder revelarnos mejor quién es el Padre y cómo es su amor por nosotros.

Las expresiones: “nos ha hecho vivir con Cristo”, “nos ha creado en Cristo Jesús” de la carta a los Efesios, las podemos unir a las de evangelio: “Dios entregó a su Hijo para que tengamos vida eterna”, “Dios envió a su Hijo para que el mundo se salve por él”

Cuando se ama a una persona, como Dios nos ama, solo se quiere el bien para la persona amada, solo se busca lo mejor para ella, respetando su libertad. El verdadero amor respeta, deja a la otra persona ser ella misma. El verdadero amor une y ayuda sin exigir nada a cambio. Dios nos ama por pura gratuidad.

Dios rico en misericordia ha hecho y sigue haciendo todo lo que puede para manifestar su amor al mundo y a las personas.  Dios no hace las cosas por interés, las realiza por puro amor. Por puro amor nos hace vivir con Cristo, por puro amor nos entrega al Hijo, por puro amor nos salva, por puro amor nos resucita con Cristo y nos sienta con él en el cielo. ¿Se puede pedir más?

A nosotros nos queda vivir ese amor de Dios respondiendo con la fe en El. Dice un autor: “¿qué diferencia hay entre amor y fe? ¿Amar a alguien no es creer en él?” (A. Gesché. El hombre). A nivel humano, cuando amamos a alguien creemos en él. Lo mismo ocurre con Dios: Dios nos ama y cree en nosotros. O bien, Dios cree en nosotros y nos ama. Nosotros amamos a Dios y creemos en Él. O bien, nosotros creemos en Dios y le amamos. Amemos a este Dios rico en misericordia que nos amó hasta el extremo de enviar a su Hijo para salvarnos. Como dice el refrán: “amor con amor se paga”.