Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilía 7º domingo t.o. Ciclo B. Domingo 19 de febrero 2012

Deja un comentario

Una de las realidades que más cuesta admitir es la realidad del perdón. Cuesta otorgar el perdón y cuesta aún más pedir perdón. Hoy la palabra perdón se ha borrado de la mente y del corazón de muchas personas. En su lugar vemos acritud, ganas de revancha, exigencia de derechos. Pensemos que esto lleva a fomentar el odio y la sed de venganza.

El domingo pasado hablaba de esas diferencias que hacemos y de cómo excluimos a las personas. Estas diferencias y exclusiones las llevamos también al perdón. Perdonamos fácilmente a quienes piensan y actúan como nosotros. No perdonamos tan fácilmente a los que no piensan y actúan como nosotros. Nos suele molestar que haya personas, normalmente no de nuestro entorno, que pidan perdón. Nos extrañamos que haya personas que sean capaces de perdonar. Os invito a reflexionar sobre ello.

Se duele decir que el perdón salva al que lo recibe y engrandece al que lo otorga. Un corazón capaz de perdonar o de pedir perdón es un gran corazón y nos puede decir mucho de la persona que es capaz de hacer ambas cosas. Sin embargo hoy no se enseña no se educa para perdonar y pedir perdón.

¿Qué vemos en el evangelio? Dos cosas: primero Jesús perdona. Segundo los escribas se escandalizan. ¡Solo Dios puede perdonar! Normalmente en las religiones solo dios o los dioses perdonan y hay que ofrecer una contrapartida para aplacarlos, para tenerlos contentos o para tranquilizar la conciencia. Jesús hace ver que el perdón es un don gratuito de Dios que podemos y tenemos que ejercerlo entre nosotros.

Para vivir el perdón vienen bien las palabras de Isaías: “no recordéis lo antaño, no penséis en lo antiguo; mirad que realizo algo nuevo; ya está brotando, ¿no lo notáis?”. El odio, la venganza, la acritud es lo de antaño, es lo antiguo. Lo nuevo es el perdón de Dios otorgado a través de Jesús, un hombre. Que los hombres seamos capaces de perdonar sigue escandalizando a muchos. En  el evangelio los 4 porteadores nos dan ejemplo de confianza en el perdón de Dios y en el perdón mutuo.

Jesús nos enseña en este evangelio que el perdón no tiene contrapartida alguna. No dice: te perdono, pero tienes que hacer esto, que rezar esto, no. Jesús perdona y no pide nada a cambio. No se fija si es de los suyos o de los que no piensan como él. El perdón de Dios otorgado a través una persona es puro amor y pura gratuidad. 

El perdón es ese algo nuevo que podemos poner en práctica cada día. El perdón tiene que ser gratuito, generoso, para siempre, sin pedir nada a cambio y todo ello porque se confía en la otra persona, como Dios confía en nosotros. El perdón brota en nuestro corazón cuando vemos a la otra persona como un hijo de Dios y hermano nuestro. Esto es difícil llevarlo a la práctica, pero recordemos que Jesús nos ha dicho que hay que perdonar hasta setenta veces siete. Quien nos vea perdonando y pidiendo perdón podrá decir como la gente decía de Jesús: “nunca hemos visto cosa igual”. Ojala el perdón sea un signo de identidad de todo cristiano.

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s