Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilia Navidad 2011

Deja un comentario

Hoy se nos revela un misterio. Dios, todo un Dios que se ha ido revelando al pueblo de Israel, se hace hombre. Ese es el misterio que hoy se nos revela y que al mismo tiempo celebramos. Pero como dice la carta a los Hebreos: “Antiguamente, Dios habló de muchas maneras y en distintas ocasiones a nuestros padres. En esta etapa final nos ha hablado por el Hijo”. Podemos decir que HOY, y ese hoy significa siempre y cada día nos habla por su Hijo. Nos es que nos haya hablado por su Hijo como algo pasado, sino nos sigue hablando por medio de El.

El misterio del Dios que se revela es que se ha hecho PALABRA. No palabra a base de conceptos, de doctrinas ininteligibles, de nebulosas, difíciles de entender, no. Se ha hecho palabra concreta, actual, sencilla, liberadora, se ha hecho carne por medio de su Hijo Jesús. Ya no es palabra que se queda en escritos, en libros, es palabra que es vida como la nuestra, que da vida como nosotros podemos darla y que está viva en cada uno de nosotros.

Esa palabra se ha encarnado en la vida de Jesús, en sus hechos y palabras, para que la podamos comprender todos, hasta los más sencillos. Nosotros hemos encerrado en libros esa palabra que es Jesús y la hemos alejado de los hombres, la hemos hecho difícil de entender con nuestros discursos, a veces demasiado alejados de la realidad, demasiado alejados de Jesús y la hemos hecho difícil de entender a los sencillos, que es a quienes se dirigió Jesús. Sencillo es todo aquel abierto a Dios y abierto al hombre.

La palabra, que es Jesús, acampa entre nosotros. Al poner su tienda entre nosotros, al hacerse uno de nosotros, Dios ha querido que desaparezcan las distancias entre El y nosotros. A partir de ese momento Dios habita entre nosotros. Para nada es un Dios lejano, impasible, inmutable, todopoderoso. Es un Dios hecho hombre, que vive como un hombre, que ama lo que el hombre ama, que se duele del mal del hombre, no interviniendo ante ese mal, sino esperando que el hombre en diálogo con la palabra, con el evangelio, con Jesús, comprenda que el mal que hace se lo está haciendo a sí mismo.

Para conocer a esa palabra, que es Jesús, hay que leerla. Pero leerla no es solo echar una mirada y decir: ¡qué bonito! ó ¡qué duro!, no. Leerla es sintonizar con ella, es dejarse empapar del mensaje y llevarlo a la vida, es guardarla en el corazón, a ejemplo de la virgen María. Guardarla como algo que valoramos, que la tenemos ahí porque es algo importante para nosotros. Leerla para vivirla y para entregarla.

Y quien nos revela a ese Dios que habló antiguamente es Jesús, hecho palabra de Dios. Sólo Jesús nos ha contado cómo es Dios. El es el Hijo que con su palabra, nos lo ha dado a conocer. Para conocer a Dios vayamos a Jesús, vayamos a su palabra y a sus palabras y por qué no, dejemos a un lado nuestros discursos vanos o grandilocuentes sobre Dios. El Dios hecho palabra, en Jesús, se convierte en palabra, que dialoga con nosotros, que nos interpela y, sobre todo, que nos revela cómo y quién es Dios.

FELIZ NAVIDAD

 

 

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s