Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilía domingo 27 de junio 2010

Deja un comentario

HOMILIA  13º domingo t.o.

En las lecturas de hoy aparecen dos temas que están relacionados: la libertad y seguir a Jesús. San Pablo nos habla de la libertad como algo conseguido gracias a Cristo. Y ese don, ese regalo que recibimos podemos usarlo, entre otras cosas, para seguir a Cristo.

Imagino que estaréis de acuerdo que sobre la libertad se dice mucho, se escribe mucho, incluso hay personas que se autoproclaman libres, porque, dicen, hacen lo que les da la gana. Es más pregonan que ser libre es hacer en cada momento lo que uno quiere. Yo voy a señalar tres notas sobre la libertad para referirlas al seguimiento de Cristo, que es el tema del evangelio.

La primera nota es, la libertad es un compromiso. Es curioso y resulta contradictorio que hoy cuanto más le cuesta a la gente comprometerse es cuando más se habla de libertad. Lo vemos en la vida diaria. Para algunas personas la libertad está en el no compromiso. Comprometerse libremente con alguien o con algo es señal de madurez. Vivir el compromiso de la fe libremente, vivir el seguimiento de Jesús con libertad hace que nuestras decisiones nos ayuden a madurar como personas y a trabajar por el bien de los demás.

La segunda nota es: la libertad es siempre una responsabilidad. Hoy en día huimos de las responsabilidades. Hay personas a quienes asusta tener una responsabilidad. Piensan que ser responsables coarta su libertad. En el evangelio Jesús apela a la responsabilidad de anunciar el Evangelio teniendo para ello que dejar a un lado cosas que son también importantes. La libertad lleva consigo la responsabilidad de elegir en la vida.

Y la tercera nota es: la libertad nos empuja a vivir la verdad. Cuando san Pablo dice: “para vivir en libertad, Cristo no has liberado”, está diciéndonos que en Cristo es donde encontramos la libertad. “Vuestra vocación es la libertad” continúa diciendo san Pablo. Yo creo que más claro no se puede decir. Intentar seguir a Cristo lo más libremente que podamos tiene que llevarnos a la verdad plena, y la verdad plena es el amor.

Cada día me asustan más la cantidad de normas que se nos imponen desde todos los ámbitos. En lugar de educar para la libertad, en lugar de invitar a seguir a Jesús, ponemos normas y normas que pueden llegar a impedirnos vivir esa libertad que san Pablo proclama. Habría que apelar más al compromiso personal y social y a la responsabilidad personal y social para llegar a ser verdaderamente libres.

Jesús nos invita a cada uno de nosotros a seguirle. Veamos este seguimiento como una llamada para el compromiso, para la responsabilidad y para vivir en la verdad. Así intentaremos parecernos a él, el verdadero hombre libre entregado a realizar la voluntad del Padre.  

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s