Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilia “Pentecostés. 2012

Deja un comentario

El domingo pasado hablaba de cómo Dios Padre descansó el séptimo día y nos dejó la obra de la creación y de cómo Jesús, al subir a los cielos, encargó a los discípulos anunciarla BuenaNoticiaa todos los hombres. Decía también que ni el Padre ni Jesús nos dejan solos. Prometen estar con nosotros siempre y nos envían el Espíritu.

El Espíritu es el mismo Dios que se nos da para continuar la obra de la creación y para anunciar el Evangelio a toda la creación. Este Espíritu, que es Dios mismo, es el que descendió sobre Jesús en el momento de su Bautismo en el Jordán. Es el mismo Espíritu que Jesús, al morir, exhaló sobre la iglesia incipiente representada en su madre y en el discípulo amado. Este Espíritu, es decir, Dios mismo, se hace presente en la vida dela Iglesiaanimándola y dándole fuerzas para ser testigo del Reino de Dios.

Aparte de todo lo que se pueda decir de él, yo me centraré en tres notas tomadas de las lecturas de hoy. La primera nota es la libertad. El Espíritu de Dios actúa libremente. Nadie puede poner límites a su acción. Dice san Pablo en la segunda carta a los Corintios: “…donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad” (2Cor 3,17). Nadie tiene la exclusividad del Espíritu porque siendo libre, no se deja encasillar por nosotros.

Esa libertad se manifiesta, como dice la segunda lectura de hoy, en dones, ministerios, funciones. El Espíritu quiere que su libertad, la vivan también aquellos sobre quienes El actúa. Es más esa libertad, que tiene que servir para el bien común, no está exenta de problemas. Los hay que por dejarse llevar por el Espíritu han sufrido. Pensemos que el primero que tuvo problemas por dejarse guiar por El, fue Jesús. El Espíritu es libre y derrama libertad sobre todo hombre.

La segunda nota es la universalidad de Espíritu. Lo vemos en la primera lectura de hoy. Todos oían hablar a los apóstoles de las maravillas de Dios en su propia lengua. El Espíritu, por ser el mismo Dios, no es exclusivista. Se manifiesta incluso en aquellos que nos parecen alejados de Dios. Esa universalidad del Espíritu es la que rompe toda barrera para hacerse presente en la vida de todo hombre sin distinción de raza, lengua, nación, ideología. No es un Espíritu elitista sino abierto porque es libre.Y la tercera nota que complementa a la anterior es que es un Espíritu personal. Aun actuando de manera universal, El centra su acción a través de personas. Las palabras de Jesús en el evangelio: “recibid el Espíritu Santo” van dirigidas a cada uno de los discípulos en particular y a todos como comunidad de testigos de Jesús. Este Espíritu es el que más tarde guiará a cada discípulo para predicarla BuenaNoticiaa toda la creación. Este Espíritu es el que hoy nos guía a cada uno de nosotros para con nuestra vida y palabra continuemos la acción de Jesús.

Nosotros recibimos el Espíritu de Dios en el bautismo. Lo recibimos cada día para continuar la obra de la creación del Padre y de la salvación operada por el Hijo. Hoy nosotros recibimos esa libertad del Espíritu para ser libres, recibimos dones, ministerios y funciones para el bien común y lo recibimos de forma personal y como miembros de la Iglesia. Para recibirlo Jesús nos deja su paz y nos envía al mundo como El fue enviado por el Padre. Os invito a acoger el Espíritu y a dejarse guiar por El

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s