Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilia 6º domingo de Pascua. 13 de mayo de 2012

Deja un comentario

Como personas nos gusta mantener nuestras raíces, nos gusta recordar historias, anécdotas, recuerdos de nuestros padres, abuelos. Pensad que el verbo “recordar” hacer alusión al corazón. En el corazón es donde se guardan los recuerdos que tengamos, buenos o malos. Y mantener nuestras raíces es algo que a todos nos gusta, porque nos hace sentirnos unidos a quienes nos han precedido. A Jesús le gustaba también mantener sus raíces. Hoy Jesús hace cuatro veces referencia a sus raíces, es decir, al Padre.

Asimismo lo que recordamos, lo que guardamos en nuestro corazón nos gusta compartirlo, no con cualquiera, sino con aquellos que consideramos amigos. Jesús nos dice hoy también a nosotros: “ya no os llamo siervos, sino amigos” Con los amigos se comparten recuerdos, sentimientos, historias personales.

Jesús hoy acude a sus raíces para compartirlas con los discípulos, de forma más directa, pero también con nosotros por considerarnos sus amigos. Y lo que comparte son cuatro sentimientos que nos ayudan a descubrir cómo  es el Padre.

Estos cuatro sentimientos son, primero: “como el Padre me ha amado”. Jesús nos transmite el mejor sentimiento de un padre por su hijo: el amor. Ese mismo amor es el que Jesús tiene por nosotros. Jesús nos dice: mi raíz con el Padre está en el amor. Yo quiero uniros a ese amor que es vida. Y os invito a permanecer en este amor.

El segundo sentimiento es: “he guardado los mandamientos de mi Padre”. Guardar los mandamientos es la mejor manera de estar unido a Padre. Guardar los mandamientos es conservar en el corazón y en la vida todo lo recibido del Padre. Jesús nos invita a guardar, a conservar “los mandamientos del Padre” como El lo hizo.

El tercer sentimiento es: “lo que he oído a mi Padre”. A veces nos acordamos de consejos que nos dieron nuestros padres para la vida. Jesús nos transmite a lo largo del evangelio consejos que ha recibido del Padre: dar vida, conservar la vida, transmitir vida, no guardar la vida para sí mismo sino para entregarla a los demás. Todo esto es lo que Jesús “nos ha dado a conocer” de parte del Padre.

Y el cuarto sentimiento es: “lo que pidáis al Padre en mi nombre”. Cuando uno se considera parte de la familia se puede pedir. Nosotros se lo pedimos al Padre en nombre del Hijo amado. Las oraciones de la misa terminan siempre haciendo referencia al Hijo. “Por Jesucristo nuestro Señor”.

Hoy Jesús nos habla de sus raíces, de su unión con el Padre. Y nos lo cuenta a nosotros sus amigos, pidiéndonos dos cosas: “permanecer en su amor” y “guardar mis mandamientos”. Si nos consideramos amigos de Jesús guardemos el único mandamiento que nos ha dejado: “amaos como yo os he amado”.  Así nos mantendremos unidos a la verdadera raíz, que es el Padre de todos.

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s