Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilía Bautismo del Señor. 8 enero 2012

Deja un comentario

En la vida se da eso que llamamos “toma de decisiones”. Lo hacemos sobre todo hasta llegar a una cierta madurez donde pensamos que nuestra vida ya está asentada sobre unos principios más o menos elegidos libremente y que son los que rigen y regirán nuestra forma de pensar, de actuar y de mostrarnos a los demás.

El Bautismo de Jesús marca el punto de partida de la decisión de Jesús. No es la decisión del poder, ni la decisión de la autorrealización personal, no. Es la decisión de ser fiel a la voluntad del Padre y de dejarse guiar por el Espíritu que recibe en su Bautismo. Es, según palabras de San Pedro: “pasar haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo porque Dios estaba con El”.

Podemos pensar que es una decisión sencilla. Pero sabemos que esa decisión de ser fiel al Padre dejándose guiar por el Espíritu no fue nada fácil. Para pasar haciendo el bien, fruto de su bautismo, tuvo que elegir entre dejarse llevar por lo fácil, lo que equivalía a aceptar lo establecido y seguir con las normas impuestas por las autoridades religiosas, o vivir cumpliendo la voluntad del Padre que le llevaba a denunciar la opresión que sufrían los más sencillos por una interpretación errónea de la ley.

San Pedro expresa este mensaje de Jesús con las palabras “curar a los oprimidos por el diablo”. En tiempos de Jesús la gente veía al diablo por todas partes, sobre todo en enfermedades físicas o psíquicas o en situaciones que no sabían cómo explicar. Esto lo vemos en algunas narraciones de milagros. Se describe al enfermo como poseído por el diablo, se llama a Jesús para que lo cure y Jesús realiza el milagro, curándolo.

Pero quien de verdad anima a Jesús a actuar como actuaba era el Espíritu de Dios, Espíritu recibido en el Bautismo, que le urgía a hacer el bien, a curar, a denunciar situaciones de injusticia. Su mensaje es ayudar al pobre y oprimido, y siguiendo lo que dice Isaías, Jesús “no quebrará la caña cascada, no apagará el pábilo vacilante” o “abrirá los ojos de los ciegos, sacará a los cautivos de la prisión y de la mazmorra a los que habitan en tinieblas”. Jesús quiere construir más que destruir.

Animado por el Espíritu y siguiendo al profeta Isaías “promoverá el derecho”. Pero no un derecho que defienda el rico y oprima al pobre, sino un derecho al servicio de todos, pero especialmente al servicio de los más necesitados. Jesús se siente “llamado con justicia” para defender a los que la justicia ignoraba. Recordemos el relato de la viuda a quien un juez injusto no hacía justicia. Al final se lo hace pues nos quiere que la viuda se tome la justicia por su mano.

Recordemos nuestro bautismo. En él recibimos el Espíritu de Jesús que nos invita y anima a seguir sus pasos, a veces duros y difíciles. Ese mismo Espíritu nos invita a “pasar haciendo el bien, a curar a los oprimidos por el diablo”. También hoy hay gente a la que podemos hacer el bien y curar. El diablo no estará en enfermedades, como en tiempos de Jesús, pero puede estar en personas que oprimen a otros desde el punto de vista social, económico, religioso. Tomemos la decisión de vivir nuestro bautismo sabiéndonos animados por el Espíritu de Jesús que nos urge a actuar como El en nuestra sociedad actual.

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s