Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilia Año Nuevo. Sta. María Madre de Dios. 2012

Deja un comentario

Aunque ya os lo he deseado, lo repito como una bendición: FELIZ AÑO NUEVO!!!

Hay una palabra que une las tres lecturas, aunque está presente en dos de ellas, pero en la primera la unimos a bendición. Esa palabra es: CORAZÓN.

Dios es el primero que con su gran corazón nos bendice. Su bendición es vida y amor manifestados en su Hijo Jesús. Quien nos ha creado por amor y con amor no puede menos de bendecirnos. Lo que hemos repetido con el salmo “El Señor te bendiga” no es un deseo más. Es el mejor deseo de Dios para cada uno de nosotros. La bendición de Dios va acompañada de su protección, de su luz, favor y deseos de paz.

El favor de Dios no es tanto riquezas y poder como pensaban los israelitas y aún hoy día algunas personas. El favor de Dios es sentir su presencia en la vida y caminar según el mandamiento del amor. El favor de Dios es dejarle entrar en nuestro corazón para que nos acompañe como compañero de vida. El favor de Dios se prolonga en su Hijo Jesús que es la mejor imagen de bendición para todo hombre de buena voluntad.

Nuestro corazón se ve lleno del Espíritu del Hijo de Dios. Nuestro corazón no es el de un esclavo, que se arrodilla, sino el de un hijo que además es heredero y que está en la casa del Padre sabiendo que todo lo que hay en la casa, que todo lo que es del Padre es nuestro. El corazón del hijo tiene que latir al mismo ritmo que el corazón del Padre. El corazón de Jesús siempre latió al ritmo que el Padre le iba marcando y que era el mismo ritmo del Padre: bendecir a todo hombre que con corazón sincero y abierto quiera seguir el camino de  Jesús: amar y amar como El nos amó.

 Jesús bendice a los niños, bendice el pan y el vino, bendice a los que escuchan su Palabra y la llevan a la vida, bendice al buen ladrón, bendice a las mujeres que lloran, bendice la fe de un centurión. Jesús bendice lo que somos capaces de hacer, de dar, de recibir cada día.

En el evangelio María es quien guarda en su corazón todo lo que oye decir de su Hijo. María las guardaba para bendecir a Dios. Las guardaba porque, en primer lugar, eran demasiado novedosas para ella. Y, en segundo lugar, porque a lo largo de su vida y de la vida de su Hijo, tendría que sacar fuerzas para comprender la vida y mensaje de Jesús. Vida y mensaje que también a ella le sorprenderían más de una vez. En esos momentos volvería la mirada a su corazón, un corazón fuerte, para recordar todo lo que se dijo de Jesús cuando nació.

En nuestro corazón guardamos muchas cosas buenas y menos buenas. Seamos hoy portadores de bendición. Bendigamos desde un corazón abierto y semejante al corazón de Dios. Y como María guardemos en él las cosas buenas de la vida que nos darán fuerzas para los momentos duros.

A todos  FELIZ AÑO NUEVO

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s