Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilía 15 de agosto.Asunción de Ntra Sra.

Deja un comentario

Una realidad que venimos padeciendo desde hace algunos años y que se tarda en reconocer por parte de las autoridades es la falta de valores. Hace unos días lo ha reconocido el primer ministro británico ante la oleada de violencia en Londres y alrededores. Esa falta de valores se viene reconociendo por activa y pasiva en nuestro mundo, pero hasta que no estalla una algo como estos días pasados no se quitan el velo de los ojos quienes deberían haberlo hecho hace años.

Se dice también que los padres, los educadores han dimitido de su función de ser transmisores de valores. A menudo se habla de niños que crecen siendo los reyes de la casa, lo que significa que se hace lo que ellos dicen, se les compra lo que quieren, comen solo lo que les gusta…

En el evangelio de hoy podemos ver a María como portadora de valores. Yo destacaría tres valores. El primero: la solidaridad. Ella deja todo en Nazaret y sube a la montaña a ayudar a su pariente Isabel. María, joven, llena de vida y de alegría ante el anuncio de ser madre. Isabel, anciana, pero con gran espíritu y esperando un hijo en su vejez. Las dos unidas por la maternidad y por la alegría de ser portadoras de vida.

El segundo: la fe. “Dichosa tú que has creído”. De Isabel podemos decir también que creyó, al contrario que Zacarías. La fe une a estas dos mujeres. Fe en ellas mismas y en lo que están viviendo, una gestación. Fe en Dios que de manera especial las confía una nueva vida a cada una.

El tercero: la proclamación de un Dios que cuida de los necesitados. Ayer hablaba de guardar el derecho y la justicia. Hoy, María “proclama la grandeza del Señor” que hace proezas a favor de los necesitados y que dispersa, derriba del trono a los pagados de sí mismos. María continúa la tradición de los profetas del Antiguo Testamento. En este canto denuncia la falta de derecho y justicia por parte de los poderosos y alaba al Dios que pide practicar la justicia y el derecho.

Estos tres valores que vive María nos podrían servir de ejemplo..En estos días viviremos la solidaridad con los jóvenes que nos visitan por parte de familias, instituciones,  grupos. Pero esta solidaridad no se puede acabar aquí. La solidaridad hay que enseñarla, vivirla desde dentro de la familia y siempre. La fe, segundo valor, hay que ponerla en práctica siempre. Hoy, ante los problemas que vivimos, resulta difícil vivir la fe. Se desconfía de los políticos, de los economistas, de los grupos de presión nacionales e internacionales. Se llega a desconfiar de la misma iglesia. El trabajo por la justicia y el derecho, tercer valor, sigue siendo actual. Quien realmente busque el bien de las personas debe poner muy alto la búsqueda y la práctica de ambos.

María, la “dichosa porque ha creído” sigue siendo un ejemplo a imitar por todos. Sigue siendo un ejemplo a transmitir de generación en generación. Ella supo olvidarse de sí misma para acudir a ayudar a su pariente, y lo hizo por solidaridad, por la fe en Dios y en la persona, y por trabajar por la justicia y el derecho que Dios pide exista entre todos sus hijos.

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s