Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilía Domingo 5 de Junio 2011 – Ascensión del Señor

Deja un comentario

HOMILIA: ASCENSION del Señor.

La fiesta de la Ascensión la podemos contemplar como el signo de confianza de Jesús en sus discípulos y en nosotros. Jesús ha pasado un tiempo con los discípulos, les ha hecho ver cómo hay que tratar a las personas, con cariño, con amor. Les ha hablado del Padre, del Reino de los cielos, motivo principal de su predicación. Les ha dicho que hay que curar, que hay que tener predilección por los sencillos como Dios lo hace. En definitiva, les ha enseñado lo que tienen que hacer con los demás a la hora de predicar en su nombre.

No todos los discípulos, no todos los once que fueron a Galilea confiaban plenamente en Jesús. El texto nos dice que algunos vacilaban. Eso sí se postran ante Jesús, pero les cuesta creer en El. Han sido testigos de milagros, le han escuchado hablar a la gente en parábolas, y todavía siguen dudando de este Jesús que se acerca a ellos para animarles.

Como siempre la actitud de Jesús es la de acercarse a ellos. Cuando los discípulos dudan, Jesús se les acerca. Cuando tienen miedo, le infunde paz. Cuando se sienten solos y encerrados, se les aparece. Jesús está siempre con ellos. Por eso, ahora, ante su duda, se les acerca de nuevo y les hace ver una vez más que está con ellos. No solo ahora, sino hasta el fin de mundo.

Los evangelistas siempre nos muestran a Jesús cercano a las personas, sobre todo al que necesita de El. No rechaza a nadie. Su cercanía es signo de amor, de perdón, de acogida, de infundir ánimo y fuerza, de paz. Pensemos que por eso la gente sencilla se sentía a gusto con El y lo seguía.

El gesto de acercarse ahora Jesús a los discípulos es para, además, de infundirles confianza para otorgarles un poder. Pero para Jesús el poder no es signo de fuerza, sino de servicio. No es signo de autoridad a imagen de la autoridad terrena, sino que esa autoridad recibida del Padre está orientada a hacer el bien a los demás, a cuidar de los más débiles, a proclamar que el Reino de Dios es un reino de justicia y paz verdaderas.

En nombre de ese poder, que es servicio y que los discípulos tienen que aprender y seguir, Jesús les envía a predicar el Reino y a bautizar. La misión de los discípulos, nuestra misión, es continuar la misión de Jesús. Quien acepta Reino, acepta el signo de pertenencia a ese Reino: ser bautizado en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Este bautismo no nos da ningún poder, sino que nos invita al servicio y a dar la vida por los demás, a ejemplo de Jesús.

Jesús les pide a los discípulos, nos pide a nosotros que seamos transmisores de su palabra y de sus gestos. Eso es enseñar a guardar lo que os he mandado. Y lo que Jesús ha mandado se resume en predicar el Reino, en pasar haciendo el bien, en curar toda dolencia. Más que normas, leyes y mandatos, hay que enseñar y ser testigos de lo que Jesús dijo e hizo. Nuestro testimonio será más auténtico cuanto más se parezca al obrar y hablar de Jesús. Y Jesús no dejó normas, dejó un testimonio del amor y del perdón del Padre. Y para llevar a cabo ese testimonio nuestro, Jesús nos asegura su presencia: Yo estaré con vosotros siempre. De ahí que para saber su realizamos lo que El nos dijo, hay que mirarle a El y a su forma de actuar a favor de los demás. La enseñanza de Jesús llegará mejor a los demás con el testimonio de una vida según el Evangelio.

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s