Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilia Domingo de Ramos. 17 de Abril

Deja un comentario

Una de las preguntas del catecismo que muchos de nosotros hemos estudiado de pequeños, y que tal vez hoy se sigue preguntando es: ¿para qué vino Jesús a este mundo? La respuesta que aprendimos y que posiblemente no hemos olvidado es: “Jesús vino a este mundo para salvarnos”. La salvación de la que se nos hablaba era la salvación eterna. Poco o nada tenía que ver con este mundo esa salvación. Todo lo que se nos pedía que hiciéramos, rezar, sacrificios, limosnas…era con vistas a la salvación eterna.

Posiblemente ayudados por los acontecimientos sociales y religiosos que se vivieron a partir de la segunda mitad del siglo XX, la teología comenzó a reflexionar y a darse cuenta que la salvación que nos trajo Jesucristo no es solo la salvación eterna, sino que incluía la salvación aquí en este mundo, la liberación de hombre de toda esclavitud.

Esa esclavitud no es solo del pecado y de la muerte, que era fundamentalmente lo que se nos enseñaba entonces y que sigue siendo real,  sino que la salvación que Jesús predicaba a sus contemporáneos incluía también la liberación de toda esclavitud. Sus críticas fuertes contra toda opresión, civil o religiosa, le llevaron, en parte, a la muerte. Un libro de religión decía “la muerte de Jesús fue consecuencia de su vida”.

El texto de Isaías y el himno a los Filipenses que hemos proclamado nos ayudan a concretar esta salvación, esta liberación que Jesús propiciaba. El texto de Isaías nos habla de “decir palabras de aliento”, de “escuchar”, de soportar la violencia, que no tiene sentido. Todo esto lo vivió Jesús. Sus palabras  fueron de aliento para los pobres y sencillos. Las Bienaventuranzas son palabras de aliento y esperanza. Las parábolas que, a veces, resultaban molestas para los jefes civiles y religiosos, eran acogidas con sentimientos de alegría y admiración por los pobres y sencillos.

Su escuchar producía vida en las personas. Lo vemos en los milagros. Los milagros son la respuesta a la fe de las personas que acuden a Jesús para que les escuche. Y la violencia la vivió Jesús en su propio cuerpo en su pasión y muerte. Así lo dice el texto de Filipenses: “se sometió incluso a la muerte y una muerte de Cruz”. Esta violencia sobre Jesús es semejante a la violencia que hoy siguen sufriendo muchas personas. Personas que buscan una palabra de aliento en aquellos que seguimos a Jesús y que desean ser escuchadas para poder llevar una vida digna.

Pero los dos textos no se quedan en la sola violencia sino que terminan con palabras de esperanza. En el texto de Isaías, el siervo dice: “el Señor me ayuda” y en Filipenses leemos algo todavía más fuerte y que es la respuesta de Dios a Jesús: Dios le da un NOMBRE. Ese nombre es salvación. Ese nombre está por encima de todo otro nombre, porque es el nombre que, por excelencia, LIBERA. Ese nombre en JESUS.

Para todo cristiano decir Jesús tendría que significar LIBERACION, SALVACION de todo aquello que esclaviza: poder, dinero, drogas, opresores. Pero no solo significar sino ser motivo de trabajo para eliminar de este mundo todo aquello que oprime al hombre. Jesús pasó haciendo el bien, liberando a muchos de enfermedades y dolencias. A nosotros nos toca hoy seguir el ejemplo de Jesús. Cada uno vea cómo puede hacerlo en su vida diaria. No solo tenemos que acompañar a Jesús en su muerte sino sobre todo en su resurrección, en su nueva vida que Dios le concedió.

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s