Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilía Domingo 9 de Enero 2011 – Bautismo del Señor

Deja un comentario

HOMILIA BAUTISMO DEL SEÑOR.

Con la fiesta de hoy terminamos el tiempo de Navidad. Y se podría decir que durante este tiempo Dios ha estado en segundo término, digamos, como oculto. Los acontecimientos de estos días centrados más bien en su Hijo, en María y José le han dejado a El un tanto relegado. Pero, creo, que ha sido porque El lo ha querido. Los silencios aparentes de Dios no son para dejar al hombre solo, sino para acompañarle de manera callada en todo momento de su vida. Su silencio es, las más de las veces, presencia cercana y acogedora, presencia paciente para salvar, curar y liberar, como lo hizo con su Hijo Jesús.

Hoy, fiesta del Bautismo del Señor, vemos cómo interviene la persona más importante, la persona que guardaba silencio pero que quería hablar, que quería comunicar al hombre su presencia salvadora, la persona que faltaba y que no ha estado ausente de todo lo ocurrido en estos días. Hoy interviene Dios Padre. Es la fiesta del Bautismo de Jesús, pero es la fiesta de lo que Dios es: Trinidad. El Padre habla, el Espíritu se posa sobre el Hijo que es bautizado.

El Padre habla para sellar, ya desde el principio su relación con Jesús: “este es mi hijo, el amado, mi predilecto”. Toda la relación que nos describe el evangelista san Juan entre el Padre y el Hijo tiene su fundamento en este acontecimiento del Bautismo en el Jordan.

De la misma manera que Dios habló para crear el mundo, que Dios habló con una promesa de salvación para el hombre, que Dios mantuvo la esperanza en su pueblo Israel, HOY con el bautismo y en el bautismo de Jesús, Dios habla definitivamente en la persona de Jesús. Desde este momento la palabra de Dios dirigida al hombre es y se llama Jesús. Ya todo lo que Dios dirá al hombre lo hará por medio del Hijo. Jesús nos lo dice en san Juan: “lo que os digo, lo he oído del Padre”.

Todo lo que Isaías nos transmite en la primera lectura del siervo de Dios, nosotros los cristianos, lo referimos a Jesús. Y san Pedro nos lo aclara con sus palabras: “Jesús de Nazaret, ungido por Dios, con la fuerza del Espíritu Santo, pasó haciendo el bien y curando…porque Dios estaba con él”.

“Pasar haciendo el bien y curar” es el mejor resumen que podemos decir de Jesús. Para ello Jesús rompe esquemas humanos. El amor no es “yo te doy para que tú me des”, sino que es donación y entrega hasta el final. El perdón es hasta “setenta veces siete”. La justicia no es parcial: “Dios no hace distinciones”. La justicia es salvación, aunque nos cueste aceptarlo, “Dios quiere que todos los hombres se salven”. La paz, no es ausencia de guerra, sino construir el mundo como Dios lo creó, en armonía.

El bautismo de Jesús señala el camino de nuestro propio bautismo. Nos invita a romper esquemas que siguen vigentes sabiendo que eso es duro, que podemos chocar contra personas que defienden esos esquemas, que nos puede costar la vida…Nuestro bautismo no es algo bonito, es algo que compromete a seguir a Jesús y cada cual tenemos que pensar cómo vivirlo.

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s