Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilía domingo 23 de Mayo 2010- Pentecostés

Deja un comentario

El domingo pasado, solemnidad de la Ascensión del Señor, comentaba cómo Jesús confía en los apóstoles para continuar la misión de predicar el Evangelio a toda criatura

y cómo los apóstoles experimentan un gran cambio. Ese cambio es fruto por una parte de la venida del Espíritu Santo sobre ellos y, por otra, fruto de la madurez a la que llegan al comprender que el Reino que Jesús predica y viene a instaurar no es un reino de poder, de ministros, de jefes,…sino que es el Reino del servicio mutuo.

Hoy, solemnidad de Pentecostés, también nosotros recibimos el Espíritu Santo que nos ayuda a experimentar un cambio semejante al de los apóstoles: comprender, aceptar y vivir el Reino de Jesús como servicio mutuo. Si no llegamos a esta conclusión difícilmente comprenderemos a Jesús y su mensaje.

Tres notas sacadas de las lecturas:

1ª. El Espíritu Santo es el que desde el principio empuja a los discípulos a predicar el evangelio. Les da fuerza, energía, apoyo, les quita el miedo. Es el que hace comprensible el mensaje de Jesús a todos los hombres que lo escuchan con corazón abierto como hemos visto en la primera lectura. Es el que hoy está presente en la iglesia que formamos todos y que quiere ser fiel al evangelio. El nos anima a ser testigos de Jesús. Es, en definitiva, el que universaliza el mensaje de Jesús y hace que el Evangelio llegue a todos los hombres. También a nosotros aquí reunidos.

2ª. El Espíritu Santo se manifiesta en cada uno para el bien común, según nos dice san Pablo en la segunda lectura. Yo subrayaría lo de “bien común”. Para saber si de verdad actúa el Espíritu a través de las personas hay que tener en cuenta este aspecto: el bien común. Lo que recibimos del Espíritu no es para guardarlo para nosotros, sino para darlo a los demás. El Espíritu actúa a través nuestra por medio de dones, de ministerios, de funciones.  Cada uno recibe algo bueno del Espíritu para hacer el bien a los demás. No podemos decir que no hemos recibido nada, todo lo contrario, hemos recibido mucho para el bien común. Lo que recibimos gratis del Espíritu, démoslo gratis a los demás.

3ª El Espíritu Santo es el mejor regalo del Padre y del Hijo, es el ENVIADO por el Padre y el Hijo para, primero, conocer el amor que el Padre nos ha tenido y que se ha manifestado en su Hijo Jesús. Segundo para conservar vivo el mensaje de Jesús, y tercero para vivirlo en plena libertad. San Pablo dice en la segunda carta a los Corintios: “donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad” (2Co 3,17)

Vivamos esta fiesta de Pentecostés como un regalo de Dios a cada uno y que lo que cada uno hemos recibido como don, lo pongamos al servicio del bien común.  

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s