Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilía Domingo 7 de Febrero 2010 – Quinto domingo del tiempo ordinario. Ciclo C

Deja un comentario

HOMILIA 5º domingo del tiempo ordinario. ciclo C

 

Hoy día buscamos personas cuyo testimonio de vida nos atraiga para, fijándonos en ellos, intentar segur su ejemplo.

En las lecturas que hemos escuchado tenemos ejemplos de tres personas que nos ofrecen un testimonio de vida como respuesta a la misión que Dios les confía.

Los tres son personas como nosotros, con sus fortalezas y sus debilidades, con sus dudas y sus temores. Todo ello para mostrarnos que siendo personas como nosotros responden a la llamada de Dios y realizan la misión para la que Dios les ha elegido.

Isaías es consciente de ser un hombre de labios impuros. Es decir, por él mismo no se atrevería a decir una palabra en nombre de Dios y mucho menos a considerarse enviado con una misión especial: la de ser profeta. Sin embargo, después de experimentar el perdón de Dios…se ofrece para aceptar lo que Dios le diga.

Pablo se reconoce como no digno de ser llamado apóstol, pero “por la gracia de Dios, soy lo que soy”. Es decir, Pablo se ha dejado llenar de Dios y por eso mismo proclama el evangelio que salva. Y transmite lo más importante del evangelio: la muerte, la resurrección y las apariciones de Jesús a los apóstoles, incluido él mismo a pesar de que no se considera digno de ello.

Pedro se nos muestra como un hombre desanimado: “no hemos cogido nada”. Sin embargo confía en la palabra de Jesús, aunque no era fácil, ya que de día no se solía pescar nada. Es más, incluso, cuando ve el resultado de la pesca le pide a Jesús que se aparte de él, porque es un pecador.

Tres testimonios que nos pueden ayudar a identificarnos con alguno de ellos, o con alguna de las actitudes que nos muestran. Por ejemplo:

  1. falta de confianza en Dios. Si a veces nos cuesta confiar en los demás a quienes vemos, oímos, tocamos…más nos puede costar confiar en Dios a quien no vemos, ni oímos. Y sin embargo en los tres ejemplos Dios está presente para ayudarles y darles ánimo.
  2. falta de confianza en uno mismo por pensar que no somos dignos,… que cómo me va a elegir a mí Dios con lo que soy, con lo poco que valgo y con lo poco que puedo hacer. De ahí que a menudo busquemos excusas.
  3. falta de ganas por comprometerse con la vida, con el evangelio…en definitiva con el Señor que nos ha elegido por puro amor para ser sus testigos.
  4. y porque a veces nos gusta más auto compadecernos.

Viendo estos tres testimonios, ¿qué podemos hacer?

1. aunque nos podamos considerar personas de labios impuros, como Isaías, aceptemos el perdón de Dios y la tarea que nos encomiende.

2. aunque nos podamos considerar indignos como Pablo, aceptemos que por la gracia de Dios, por puro amor de Dios, somos hijos suyos enviados a ser testigos del Evangelio.          

3. aunque a veces nos cunda el desánimo, como a Pedro, confiemos en la palabra de Jesús que nos invita a vivir el evangelio cada día y a cualquier hora.                        

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s