Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red


Deja un comentario

“Baja a curar a mi hijo que está muriéndose” clamamos a Jesús hoy con las palabras del Evangelio. Comparte con nosotros la misa del lunes cuarto de Cuaresma.

Es lunes. Segunda semana de este confinamiento. Siento cierto pudor al escribirte. Sé que estás cansado; que la energía con la que empezamos a afrontar esta crisis se va gastando con el paso de los días y la inquietud y las preguntas tocan tu corazón y también el mío. Misteriosamente, los niños son los que mejor la llevan. Ayer al preguntar por teléfono al pequeño Bruno si estaba aburrido de estar tantos días en casa me decía muy alegre: ¡Imposible! Con mis hermanos me lo paso muy bien. Los mayores nos interrogamos más pensando en el futuro y eso nos hace entrar en una cierta melancolía y desazón. A alguno de vosotros, estoy seguro, os ha visitado la enfermedad grave de un amigo o de alguien de la familia. Y hasta la propia muerte, esa realidad tan lacerante para quienes estamos hecho para la vida, puede que los haya alcanzado.

Hoy también nosotros acudimos a Jesús, ¡a quién si no!, como el funcionario real del evangelio de Juan, con la misma petición en los labios: “baja a curar a mi hijo que está muriéndose”. Tú y yo pensamos en tantos hijos e hijas, tantos en nuestros hospitales y deseamos oír de sus labios: “anda, tu hijo está curado”. Sentimos que el evangelio se hace vivo cuando escuchamos que algunos de nuestros amigos, resisten, se recuperan, salen adelante, “le va dejando la fiebre”. Vamos a salir adelante. Pero os lo ruego: creamos en la palabra de Jesús. Mantengamos calma. Sigamos caminando juntos, transitando esta cuarta semana de cuaresma. Juntos. En Jesús y en la red que formamos está nuestra fuerza. Un abrazo, amigos.

Pincha aquí para ver la misa

Desde la ventana

 


Deja un comentario

Eucaristía del domingo cuarto de Cuaresma desde la Comunidad Marianista SMP : Jesús abre los ojos al ciego de nacimiento. Él nos ayuda a transitar de la oscuridad a la luz

Queridos amigos:

Hoy es domingo y no cualquiera. En este cuaresma-cuarentena somos invitados a la ALEGRÍA, porque la alegría brota del corazón de quien se siente tocado por Jesús. Él nos ve como aquel ciego de nacimiento al que se encontró por el camino. Se aproxima, se implica con todo su ser a nuestra realidad y cura nuestros ojos para que puedan abrirse y ver la luz. El se compadece de nuestra perplejidad, de la incapacidad para comprender lo que nos está pasando y lo que estamos viviendo. El nos pide empezar un proceso de confianza que nos lleva al sencillo gesto de lavarnos en la fuente. En medio de tu desasosiego, fíate de Jesús, cree en quien se pone delante de ti como luz en medio de tu noche. En estos días no dejes de ponerte delante de su mirada. Cree en Él. De ésta vamos a salir con una nueva mirada sobre la realidad. Atravesaremos las sombras y seremos fortalecidos para alumbrar a muchos que van a quedar social y económicamente malheridos. Será el tiempo de mostrar con hechos más que con palabras que Jesús nos ha abierto los ojos y somos compañeros del Señor de la Luz.

Os ofrezco la misa celebrada hoy a las 12.30h en la Comunidad. Un abrazo

Pincha aquí para ver la misa

ciego nacim


Deja un comentario

Déjate mirar por Jesús mientras repites: “Señor, ten compasión de mi” Audio de la misa del tercer sábado de Cuaresma desde la Comunidad @MarianistasES SMP

Buenos días, amigo. Buenos días amiga.

¿Qué tal te encuentras? A lo largo del día voy recibiendo algunos ecos de esta palabra que cada mañana quiere salir a vuestro encuentro como un abrazo de esos que no se pueden dar físicamente. Muchos me devolvéis el eco del mensaje; con algunos converso por teléfono y sé que, tras esta semana más o menos exótica y novedosa, extraña y sorprendente, en que hemos podido pasar más tiempo juntos en casa, la enfermedad toca a la puerta de las personas queridas o a la nuestra propia, brota el miedo en el fondo del corazón y una pregunta nos empieza a martillear: ¿cuánto va a durar esto?¿Seremos capaces de aguantar tantos días de encierro, incertidumbre, convivencia intensa en pocos metros cuadrados, falta de aire y espacio para respirar hondo?¿Seremos capaces de digerir el dolor que nos causa el sufrimiento de los amigos que conocemos y que ya están en el hospital o con familiares tocados? El horizonte de solución parece alejarse de nuestra mirada y postergarse semanas adelante.

Hoy la Palabra de Dios que hemos proclamado en la eucaristía que cada mañana celebramos unidos a todos vosotros, nos invita a VOLVER AL SEÑOR. “En dos días nos sanará, al tercero nos resucitará y viviremos delante de Él” dice el profeta Oseas. Ciertamente esto no es cosa de dos días. Es cosa de entrar en la dinámica de la Pascua. Dejarse curar por Dios, no solo del coronavirus, que esperemos inspire a nuestros científicos y médicos, sino sobre todo de ese virus que nos hace vivir con autosuficiencia de espaldas a Dios y los hermanos. Hoy te invito a que te examines, más allá de toses, fiebres y malestar general y veas si últimamente te has erguido demasiado, has pensado que podías con todo, que lo que tienes es fruto de tu esfuerzo y que te lo mereces, como el fariseo de la parábola que hoy nos cuenta Lucas. Jesús pone la mirada en ti y en mi, en este momento de fragilidad. Ya no caben componendas. Todos somos publicanos del último banco, conscientes de nuestra fragilidad, de la necesidad de ser sostenidos, sanados, curados exterior e interiormente. Hoy con el publicano, desde el último banco te invito a dejarte mirar por Jesús y a dirigirte a él diciéndole: “Señor, ten compasión de mi”. El nos escucha. Te lo aseguro. Su corazón está volcado sobre nosotros. Encuentra respiro y descanso en su mirada y sigamos adelante que nos queda mucha marcha. Vivamos juntos este sábado sostenidos por la compasión de Dios que derramará la lluvia de la sanación a su tiempo. Un abrazo, mis hermanos y hermanas. Unidos en la oración.

Pincha aquí para escuchar la misa

Oracion

 

 


Deja un comentario

Escucha, abre tu oído, despierta, acoge el clamor de la realidad. Solo te pido una cosa: AMA. Audio de la misa del tercer viernes de cuaresma desde la comunidad @MarianistasES SMP

Buenos días amigo. Buenos días amiga.

¿Te has acercado ya a Jesús hoy? ¿Le has llevado tu conversación, tus preguntas, tus inquietudes, tus desasosiegos? Hoy la palabra de Dios nos habla de un escriba que le pregunta a Jesús cuál es el mandamiento más importante. Nosotros podríamos decirle: “Jesús, ¿qué quieres de mi, qué es lo más importante, qué es lo esencial?” El responde al escriba, a ti y a mi: “Escucha, abre tu oído, despierta, acoge el clamor de la realidad. Solo te pido una cosa. AMA. Ama a Dios por encima de todas la cosas. Y concrétalo, amando a quien tienes a tu vera, a quien está próximo a ti. Y hazlo como si te fuera la vida en ello. Con toda la fuerza de que seas capaz. No hay nada más importante.”

Me quedo con está música de Jesús en mi corazón de escriba y empiezo este viernes tercero de cuaresma. Un día como los anteriores sumergido en esta distopía, en esta rutina que perfora el alma y que nos hace preguntarnos: ¿qué nos está pasando? La palabra y la mirada de Jesús que me atraviesa, su presencia en la bendita eucaristía ofrecido por todos vosotros, por su pueblo, por nuestra gente querida, por tanta gente que vive hoy puesta en cruz como Jesús por esta enfermedad que nos ha puesto todo del revés, me da fuerzas para comenzar. Solo tienes que hacer una cosa hoy: AMA CON TODO EL CORAZÓN A DIOS EN TU PRÓJIMO. Pues eso, os quiero mucho, amigos. Un abrazo enorme. Vamos a por ello fiados en la palabra de Jesús que pone a toda su tropa a funcionar. ¡Y qué falta hace! Os dejo la misa de hoy como cada día, con la oración de la comunidad de Santa María del Pilar que está muy unida a vosotros.

Pincha para escuchar la misa

Escriba


Deja un comentario

¡Qué bien nos vienes José! Hoy celebramos tu fiesta y nos impulsa al cuidado sencillo y callado con la firmeza tierna del padre! Audio de la misa de hoy en Comunidad @MarianistasES SMP.

Buenos días, familia. Hoy es un día especial. Celebramos a San José, el esposo de María. Es una fiesta muy querida para los marianistas. El cuidó de la mujer elegida, llamada, convocada al SÍ. La mujer que fue toda disponibilidad al plan de Dios que quería hacerse un hombre en todo igual a nosotros. Un Dios que quiso pedir permiso y abrirse paso en la historia desde el vientre de una chiquilla humilde de Nazaret y crecer en una familia de gente sencilla, como la de José el Carpintero. Como José queremos cuidar de María, asistirla en su misión de traer a Jesús al mundo. Esta es nuestra vocación como marianistas. Y pensaba yo: ¡qué bien nos vienes José! Tú, actor de reparto, nunca protagonista, siempre presente, sin discurso conocido más que por la palabra elocuente de la acción, para ser nuestro patrón en estos días: el patrón del cuidado, de la atención, de la compañía, de la disponibilidad, de la capacidad de acoger el plan menos esperado y que pone bocabajo la vida. Tú, siempre a la vera de María, sosteniendo, trabajando, desviviéndote como esposo y padre. Mira José, danos fuerza en estos días para que no dejemos de cuidar los unos de los otros en estas semanas difíciles que tenemos por delante y que como tantos hombres y mujeres buenos, anónimos, sencillo, tantos voluntarios, tanta gente de nuestro pueblo lo hagamos con humildad y con una enorme confianza en el Dios que te habló en sueños y que a nosotros nos habla en estos días con una fuerza inusitada en la realidad que nos toca vivir. Un abrazo desde la Comunidad Marianista y muchas felicidades sobre todos para los papas. Disfrutad de vuestro hijos ahora que hay más tiempo para estar con ellos en casa.

Pincha aquí para escuchar la misa

San Jose


1 comentario

Recuerda, no olvides, no se aparte de tu memoria lo que estás viviendo. El Señor está cerca cuando lo invocamos. Audio de la misa del tercer martes de Cuaresma en la comunidad @MarianistasES SMP

Muy buenos días, queridos amigos.

¡Sois tantos a los que se os echa de menos en la vida cotidiana! Vivimos en un cierto síndrome de abstinencia de abrazos y besos. Nos gustaría salir al encuentro de muchos de vosotros que estáis solos en casa con algún familiar en el hospital y con una gran tristeza, desasosiego e incertidumbre. Compartir el momento con alguno de vosotros que en el estos días habéis perdido a alguien muy querido y estrecharos y haceros sentir que no estamos con vosotros. Nos gustaría llevar la comunión a las casas. Nos gustaría celebrar cumpleaños de amigos,.. ¡Nos gustaría tanto ser comunidad! Pero estamos limitados. Somos limitados. Y ahora lo experimentamos y sentimos más que nunca que estamos hecho para el amor, para el encuentro, para el abrazo, para la comunión, y no para la distancia, el enfrentamiento y la división.

Hoy el tesoro de la Palabra de Dios nos visita con la melodía del libro del Deuteronomio: “No te olvides”, “recuerda”, guarda en el corazón lo que estás viviendo en estos días. Ve más allá de lo superficial y deja que llegue a tu interior y te transforme. Hay un antes y un después de esta cuaresma. Cuéntale a la próximas generaciones lo que has vivido y no vuelvas a olvidarte de la Ley de Dios que no es un pesado fardo sino su voluntad de que esta humanidad tenga una vida buena y digna. Amigos, Dios nos está hablando, nos está llamando a no olvidar lo que sueña y quiere para nosotros. Estos días estamos regresando a Él. Lo hacen visibles los sanitarios, los jóvenes que se ofrecen voluntarios para ayudar a las personas en sus bloques, las iniciativas creativas para que nadie se sienta solo, las llamadas de teléfono a quienes teníamos descuidados. Recuerda lo que está pasando. Guárdalo en el corazón y siente que no se puede tener un Dios tan cercano con una ley tan humanizadora como el Dios que te ama y te cuida y que nos hace hermanos. Un abrazo enorme desde la Comunidad Marianista de Santa María que reza por ti y no deja de llevarte en el corazón. Ahí va el audio de la misa de hoy.

Pincha aquí para escuchar la misa

ABRAZO


Deja un comentario

Los que en ti confían no quedan defraudados. Audio de la misa del tercer martes de Cuaresma. La Comunidad @MarianistasES SMP reza contigo.

Buenos días, amigos y amigas.

Seguimos unidos a todos vosotros, desde la Comunidad Marianista de Santa María del Pilar, en esta ciudad de Madrid que vive con especial intensidad este golpe a la salud y a la vida cotidiana que se cuela por todas las rendijas y que afecta a mucha gente querida.

Hoy en la eucaristía celebrada con vuestros nombres y rostros en el corazón, el libro de Daniel nos ofrece la oración penitencial de Azarías. Una súplica que brota de los labios de quien se encuentra en peligro de muerte y que se dirige a Dios desde la indigencia, haciendo memoria de la historia de amor del Señor con su pueblo, apelando a su promesa de abundancia, fecundidad y descendencia.

Se me ocurría que también nosotros podemos sentir que esta parálisis social en que hemos quedado confinados y que nos impide hasta reunirnos físicamente como comunidad para celebrar la fe y alimentarnos de los sacramentos, reduce nuestra capacidad de alabar a Dios y de vivir nuestra vocación cristiana. Sin embargo, como Azarías, estamos llamados a ofrecer el sacrificio de nuestro corazón humilde, paciente, compasivo, servicial. Un culto distinto que no se puede realizar en el templo sino desde nuestro hogar; un culto que brota de la ternura con la que hacer las cosas pequeñas de cada día. Un culto que nace del reconocimiento de que nuestras vidas nacieron de las manos amorosas de Dios y a Él, Señor de la Vida, le pertenecen. El acepta nuestro culto razonable de estos días y nos acompaña y aliento. Estamos en los comienzos de la lucha. Apoyémonos en la Palabra de Dios y creámoslo: “Los que en ti confían no quedan defraudados. Líbranos con tu poder maravilloso y da gloria a tu nombre, Señor.” ((Dn 3,25.34-43)

Un abrazo lleno de cariño. Te dejo la misa de hoy en nuestra comunidad por si quieres rezar con ella.

Pincha para escuchar la misa

los-tres-amigos-de-daniel