Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red


Deja un comentario

Celebración escolar de Chaminade en Santa María del Pilar. Invitados a trabajar por la paz #Másquetresletras #marianistas

Un año más, toda la Comunidad educativa de Santa María del Pilar se reunió en el centro deportivo SMP para celebrar la fiesta de Guillermo José Chaminade, fundador de la Familia Marianista. Más de dos mil personas hemos acogido testimonios del pasado y presente marianista, como una invitación a construir desde nuestro carisma una cultura de paz.

A lo largo de la mañana se han desarrollado talleres y diversas actividades que han hecho del día de hoy una auténtica fiesta.


Deja un comentario

Funeral por el P. Ángel Iñiguez, religioso marianista: sábado 19, a las 12.30h en la Comunidad de Siquem (Carabanchel)

Ayer jueves un ángel se nos fue. Un marianista de los que dejan  una huella imborrable de bondad y alegría a su paso por este mundo: el P. Ángel Iñiguez, sm. Su funeral será mañana sábado 19, a las 12.30h en la Comunidad Marianista de Siquem donde ha pasado los últimos meses por enfermedad.

Os dejo mi recuerdo de este maravilloso religioso con el que compartí vida en la Comunidad Marianista de Jerez y por quien os pido vuestra oración.

Llegasta a la comunidad de Jerez con tu sonrisa pícara, con tu sencillez arrolladora, con tu elegancia marianista, con una alegría contagiosa, con tu pasión por la música, con tu alma misionera enamorada de África. Llegaste con tus pasos lentos que tenían el ritmo de la fe celebrada en el continente olvidado y que tu llevabas en el corazón. Y te ganaste a todos. A parroquianos, fraternos, niños con lo que jugar al ajedrez y contarle historias llenas de vida y ternura, a tus amigas del comedor, a los profes y a la gente de administración y secretaría a las que visitabas cada mañana llevando la buena noticia en tu palabra y en tus ojos brillantes.
Caminabas por el barrio y conocías a muchos. Hace unos días, volviste a la ciudad perfumada de vino de viejas soleras y vestida de blanca y albero. Jesús, tu hermano y amigo, tu lazarillo en estos últimos meses, te acompañó porque querías despedirte de todos.
En ti no ha habido pesar, ni protestas, ni amargura. Sabías que la tarea estaba hecha, que tenías el corazón lleno de nombres y que tu fe te abría puertas de esperanza para el encuentro con Jesús al que buscabas en la Palabra y en los rostros y en las vidas de la gente.
Como dice Carmen Mesa, nos visitó un ángel y vivió con nosotros. Nunca olvidaré los años vividos junto a ti, querido hermano en la comunidad de Jerez. Como aquella noche en que juntos fuimos al Villamarta para que disfrutaras de la opera que tanto te gustaba, hoy soy yo el que me levanto, como tu lo hiciste aquella noche, y con una profundo emoción, aplaudo sin contención y grito: BRAVO, BRAVO, BRAVO! ¡Que tu sonrisa nos siga iluminando desde el cielo!

img_0003


Deja un comentario

Lecturas del Domingo II del Tiempo Ordinario

PRIMERA LECTURA 

Lectura del libro de Isaías: se regocija el marido con su esposa.

Por amor a Sión no callaré, por amor de Jerusalén no descansaré, hasta que rompa la aurora de su justicia, y su salvación llamee como antorcha. Los pueblos verán tu justicia, y los reyes tu gloria; te pondrán un nombre nuevo, pronunciado por la boca del Señor. Serás corona fúlgida en la mano del Señor y diadema real en la palma de tu Dios. Ya no te llamarán «Abandonada», ni a tu tierra «Devastada»; a ti te llamarán «Mi predilecta», y a tu tierra «Desposada», porque el Señor te prefiere a ti, y tu tierra tendrá un esposo. Como un joven se desposa con una doncella, así te desposan tus constructores. Como se regocija el marido con su esposa, se regocija tu Dios contigo.

SALMO RESPONSORIAL

Contad las maravillas del Señor a todas las naciones.

Cantad al Señor un cántico nuevo,

cantad al Señor, toda la tierra;

cantad al Señor, bendecid su nombre.

Contad las maravillas del Señor a todas las naciones.

Proclamad día tras día su victoria,

contad a los pueblos su gloria,

sus maravillas a todas las naciones.

Contad las maravillas del Señor a todas las naciones.

Familias de los pueblos, aclamad al Señor,

aclamad la gloria y el poder del Señor,

aclamad la gloria del nombre del Señor.

Contad las maravillas del Señor a todas las naciones.

Postraos ante el Señor en el atrio sagrado,

tiemble en su presencia la tierra toda.

Decid a los pueblos: «El Señor es rey,

él gobierna a los pueblos rectamente.»

Contad las maravillas del Señor a todas las naciones. 

SEGUNDA LECTURA 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Corintios: el mismo y único Espíritu reparte a cada uno en particular como él quiere.

Hermanos: Hay diversidad de carismas, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de actuaciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. Pero a cada cual se le otorga la manifestación el Espíritu para el bien común. Y así uno recibe del Espíritu el hablar con sabiduría; otro, el hablar con inteligencia, según el mismo Espíritu. Hay quien, por el mismo Espíritu, recibe el don de la fe; y otro, por el mismo Espíritu, don de curar. A este se le ha concedido hacer milagros; a aquél, profetizar. A otro, distinguir los buenos y malos espíritus. A uno, la diversidad de lenguas; a otro, el don de interpretarlas. El mismo y único Espíritu obra todo esto, repartiendo a cada uno en particular como a él quiere.

Aleluya, aleluya, aleluya

Dios nos llamó por medio del Evangelio

para que sea nuestra la gloria

de nuestro Señor Jesucristo.

Aleluya, aleluya, aleluya

EVANGELIO 

Lectura del santo Evangelio según san Juan: éste fue el primero de los signos que Jesús realizó en Caná de Galilea.

En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda. Faltó el vino, y la madre de Jesús le dice: «No tienen vino». Jesús le dice: «Mujer, ¿qué tengo yo que ver contigo? Todavía no ha llegado mi hora». Su madre dice a los sirvientes: «Haced lo que él diga». Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una. Jesús les dice: «Llenad las tinajas de agua». Y las llenaron hasta arriba. Entonces les dice: «Sacad ahora y llevadlo al mayordomo». Ellos se lo llevaron. El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), y entonces llama al esposo y le dice: «Todo el mundo pone primero el vino bueno y, cuando ya están bebidos, el peor; tú, en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora». Este fue el primero de los signos que Jesús realizó en Caná de Galilea; así manifestó su gloria, y sus discípulos creyeron en él.

bodasdecanaan


Deja un comentario

Agenda de la semana y Hoja del Domingo del Bautismo del Señor

AGENDA

  1. Os agradecemos vuestra colaboración en la OPERACIÓN KILOLITRO. No dejéis de animar a participar en esta campaña mensual en favor de las familias más necesitadas a las que atiende CARITAS en nuestras parroquias hermanas.
  2. El lunes, a las 18.15h, reanudamos las clases de Espiritualidad del desierto y del silencio en el Aula de la terraza de Bachillerato.
  3. El miércoles, a las 19.30h, en la sala Madeleine, reunión con las familias que acogieron a los jóvenes del Encuentro Europeo de Taizé en nuestra parroquia.
  1. Horario de misas del 8 de enero al 30 de junio
    • De lunes a viernes: 13:15h y 20:00h (Oratorio).
    • Sábados: 13:15h (Oratorio) y 20:00h (Iglesia).
    • Domingos y festivos: 11:30h, 12.30h y 20.00h (Iglesia

Domingo después del 6 de enero: El Bautismo del Señor

images


Deja un comentario

Lecturas del DOMINGO 13 de enero: El Bautismo del Señor

PRIMERA LECTURA 

Lectura del libro de Isaías: mirad a mi siervo, en quien me complazco.

Esto dice el Señor: «Mirad a mi siervo, a quien sostengo; mi elegido, en quien me complazco. He puesto mi espíritu sobre él, manifestará la justicia a las naciones. No gritará, no clamará, no voceará por las calles. La caña cascada no la quebrará, la mecha vacilante no lo apagará. Manifestará la justicia con verdad. No vacilará ni se quebrará, hasta implantar la justicia en el país. En su ley esperan las islas. Yo, el Señor, te he llamado en mi justicia, te cogí de la mano, te formé e hice de ti alianza de un pueblo y luz de las naciones, para que abras los ojos de los ciegos, saques a los cautivos de la cárcel, de la prisión a los que habitan en tinieblas».

SALMO RESPONSORIAL

El Señor bendice a su pueblo con la paz.

Hijos de Dios, aclamad al Señor,

aclamad la gloria del nombre del Señor,

postraos ante el Señor en el atrio sagrado.

El Señor bendice a su pueblo con la paz.

La voz del Señor sobre las aguas,

el Señor sobre las aguas torrenciales.

La voz del Señor es potente,

la voz del Señor es magnífica.

El Señor bendice a su pueblo con la paz.

El Dios de la gloria ha tronado.

En su templo un grito unánime: «¡Gloria!»

El Señor se sienta sobre las aguas del diluvio,

el Señor se sienta como rey eterno.

El Señor bendice a su pueblo con la paz.

 

SEGUNDA LECTURA 

Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles: ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo.

En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo: «Ahora comprendo con toda la verdad que Dios no hace acepción de personas, sino que acepta al que lo teme y practica la justicia, sea de la nación que sea. Envió su palabra a los hijos de Israel, anunciando la Buena Nueva de la paz que traería Jesucristo, el Señor de todos. Vosotros conocéis lo que sucedió en toda Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él».

 

Aleluya, aleluya, aleluya

Se abrieron los cielos

y se oyó la voz del Padre:

«Este es mi Hijo, el amado; escuchadlo.

Aleluya, aleluya, aleluya 

 

EVANGELIO 

Lectura del santo Evangelio según san Lucas: Jesús fue bautizado; y, mientras oraba, se abrieron los cielos.

En aquel tiempo, el pueblo estaba expectante, y todos se preguntaban en su interior sobre Juan, si no sería el Mesías. Juan les respondió dirigiéndose a a todos: «Yo os bautizo con agua; pero viene el que es más fuerte que yo, a quien no merezco desatarle la correa de sus sandalias. Él os bautizará con Espíritu Santo y fuego». Y sucedió que, cuando todo el pueblo era bautizado, también Jesús fue bautizado; y, mientras oraba, se abrieron los cielos, bajó el Espíritu Santo sobre él con apariencia corporal semejante a una paloma, y vino un voz del cielo: «Tú eres mi Hijo, el amado; en ti me complazco».

images


Deja un comentario

LECTURAS DEL DOMINGO DE LA SEGUNDA SEMANA DE NAVIDAD: LA EPIFANÍA DEL SEÑOR

PRIMERA LECTURA 

Lectura del libro de Isaías: la gloria del Señor amanece sobre ti.

¡Levántate y resplandece, Jerusalén, porque llega tu luz; la gloria del Señor amanece sobre ti! Las tinieblas cubren la tierra, la oscuridad los pueblos, pero sobre ti amanecerá el Señor, y su gloria se verá sobre ti. Caminarán los pueblos a tu luz, los reyes al resplandor de tu aurora. Levanta la vista en torno, mira: todos ésos se han reunido, vienen hacia ti; llegan tus hijos desde lejos, a tus hijas las traen en brazos. Entonces lo verás y estarás radiante; tu corazón se asombrará, se ensanchará, porque la opulencia del mar se vuelca sobre ti, y a ti llegan las riquezas de los pueblos. Te cubrirá una multitud de camellos, dromedarios de Madián y de Efá. Todos los de Saba llegan trayendo oro e incienso, y proclaman las alabanzas del Señor.

SALMO RESPONSORIAL

Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la tierra.

Dios mío, confía tu juicio al rey, tu justicia al hijo de reyes,

para que rija a tu pueblo con justicia, a tus humildes con rectitud.

Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la tierra.

En sus días florezca la justicia y la paz hasta que falte la luna;

domine de mar a mar, del Gran Río al confín de la tierra.

Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la tierra.

Los reyes de Tarsis y de las islas le paguen tributo.

Los reyes de Saba y de Arabia le ofrezcan sus dones;

póstrense ante él todos los reyes, y sírvanle todos los pueblos.

Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la tierra.

Él librará al pobre que clamaba, al afligido que no tenía protector;

él se apiadará del pobre y del indigente, y salvará la vida de los pobres.

Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la tierra. 

SEGUNDA LECTURA 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios: ahora ha sido revelado que los gentiles son coherederos de la promesa.

Hermanos: habéis oído hablar de la distribución de la gracia de Dios que se me ha dado en favor de vosotros, los gentiles. Ya que se me dio a conocer por revelación el misterio, que no había sido manifestado a los hombres en otros tiempos, como ha sido revelado ahora por el Espíritu a sus santos apóstoles y profetas: que también los gentiles son coherederos, miembros del mismo cuerpo y partícipes de la promesa en Jesucristo, por el Evangelio.

Aleluya, aleluya, aleluya

Hemos visto salir su estrella

y venimos a adorar al Señor.

Aleluya, aleluya, aleluya 

 

EVANGELIO

 

Lectura del santo Evangelio según san Mateo: venimos a adorar al Rey.

Habiendo nacido Jesús en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando: «¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo». Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías. Ellos le contestaron: «En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta: “Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ni mucho menos la última de las poblaciones de Judá, pues de ti saldrá un jefe que pastoreará a mi pueblo Israel”». Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles: «ld y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo.» Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto, la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño. Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra. Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se retiraron a su tierra por otro camino.    

 

ggggggg


Deja un comentario

DOMINGO DE LA OCTAVA DE NAVIDAD

PRIMERA LECTURA 

Lectura del libro del Eclesiástico: quien teme al Señor honrará a sus padres.

El Señor honra más al padre que a los hijos y afirma el derecho de la madre sobre ellos. Quien honra a su padre expía sus pecados, y quien respeta a su madre es como quien acumula tesoros. Quien honra a su padre se alegrará de sus hijos y, cuando rece, será escuchado. Quien respeta a su padre tendrá larga vida, y quien honra a su madre obedece al Señor. Hijo, cuida de tu padre en su vejez, y durante su vida no le causes tristeza. Aunque pierda el juicio, sé indulgente con él y no lo desprecies aun estando tú en pleno vigor. Porque la compasión hacia el padre no será olvidada y te servirá para reparar tus pecados.

SALMO RESPONSORIAL

 Dichosos los que temen al Señor y siguen sus caminos.

Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos.

Comerás del fruto de tu trabajo, serás dichoso, te irá bien.

Dichosos los que temen al Señor y siguen sus caminos.

Tu mujer, como parra fecunda, en medio de tu casa;

tus hijos, como renuevos de olivo, alrededor de tu mesa.

Dichosos los que temen al Señor y siguen sus caminos.

Esta es la bendición del hombre que teme al Señor.

Que el Señor te bendiga desde Sión,

que veas la prosperidad de Jerusalén todos los días de tu vida.

Dichosos los que temen al Señor y siguen sus caminos. 

SEGUNDA LECTURA 

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses: la vida de familia en el Señor.

Hermanos: Como elegidos de Dios, santos y amados, revestíos de compasión entrañable, bondad, humildad, mansedumbre, paciencia. Sobrellevaos mutuamente y perdonaos cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor os ha perdonado: haced vosotros lo mismo. Y por encima de todo esto, el amor, que es el vínculo de la unidad perfecta. Que la paz de Cristo reine en vuestro corazón; a ella habéis sido convocados en un solo cuerpo. Sed también agradecidos. La Palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza; enseñaos unos a otros con toda sabiduría; exhortaos mutuamente. Cantad a Dios, dando gracias de corazón, con salmos, himnos y cánticos inspirados. Y, todo lo que de palabra o de obra realicéis, sea todo en nombre de Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él. Mujeres, sed sumisas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, que eso agrada al Señor. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, no sea que pierdan el ánimo.

Aleluya, aleluya, aleluya

La paz de Cristo reine en vuestro corazón;

la Palabra de Cristo habite entre vosotros en toda su riqueza.

Aleluya, aleluya, aleluya

 

EVANGELIO 

Lectura del santo Evangelio según san Lucas: los padres de Jesús lo encontraron en medio de los maestros.

Los padres de Jesús solían ir cada año a Jerusalén por la fiesta de la Pascua.Cuando cumplió doce años, subieron a la fiesta según la costumbre y, cuando terminó, se volvieron; pero el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que se enteraran sus padres. Estos, creyendo que estaba en la caravana, anduvieron el camino de un día y se pusieron a buscarlo entre los parientes y conocidos; al no encontrarlo, se volvieron a Jerusalén buscándolo. Y sucedió que, a los tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los maestros, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Todos los que le oían quedaban asombrados de su talento y de las respuestas que daba. Al verlo, se quedaron atónitos, y le dijo su madre: «Hijo, ¿por qué nos has tratado así? Tu padre y yo te buscábamos angustiados». Él les contestó: «¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en las cosas de mi Padre?». Pero ellos no comprendieron lo que les dijo. Él bajó con ellos y fue a Nazaret y estaba sujeto a ellos. Su madre conservaba todas esto en su corazón. Y Jesús iba creciendo en sabiduría, en estatura, y en gracia ante Dios y ante los hombres.

descarga