Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilía domingo 29º t.o. Ciclo A. Domingo 16 de octubre de 2011

Deja un comentario

A menudo las personas no jugamos limpio los unos para con los otros, sobre todo cuando hay de por medio intereses personales o sociales o si nos mueve al envidia. Esto lo describen los evangelistas con palabras como: “iban a tentar a Jesús”, “querían ponerle a prueba” o  “comprometer a Jesús”, como en el caso de hoy.

Los fariseos afirman tres cosas de Jesús antes de lanzarle la pregunta, y sobre esas tres cosas quiero pararme. La primera es “sabemos que eres sincero”. He buscado en el diccionario el significado de sincero y lo define como: “falta de fingimiento”. Los fariseos que suelen discutir con Jesús llegan a la conclusión que cuando habla y actúa lo hace sin fingir, es decir que Jesús se muestra coherente y que en El no hay doblez.

Su mensaje es siempre el mismo: el reino de los cielos está en vosotros y este reino lo acogen mejor aquellos que también viven sin fingimiento, que son sinceros con ellos mismos y ante la sociedad. La sinceridad de Jesús, que a veces exaspera a las autoridades, está además de en su mensaje, en “hablar abiertamente” como él mismo dice cuando le están juzgando en la Pasión.La sinceridad de Jesús le viene de su relación especial con el Padre. Por ser sincero, por no fingir Jesús podrá decir: “yo soy la verdad”.

Lo segundo que dicen de El es: “enseñas el camino de Dios conforme a la verdad”. El camino de Dios no está escrito en los libros, sino que el camino de Dios es Jesús mismo. “Yo soy el camino”. Yo soy el camino para ir al Padre: “nadie va al Padre sino por mí”. Y el camino de Dios se hace siguiendo las huellas de Jesús. Y seguir las huellas de Jesús es tratar de actuar como El, es “pasar haciendo el bien”.

Y añaden “conforme a la verdad”. Para un judío la verdad está en la Ley.Para Jesús la verdad es El. Para todo cristiano la verdad tiene que ser Jesús, su hablar, su actuar. Transmitir la Palabra de Jesús con sinceridad, sin fingimiento significa “conforme a la verdad”. Buscar la verdad, actuar según la verdad, transmitir la verdad es además de enseñar el camino de Dios, seguir a Jesús y su mensaje de liberación.

Y lo tercero que dicen de El es que “no miras lo que la gente sea”. Jesús no hace acepción de personas. Acoge a todo el que acude a El con corazón sincero. Reprende a todo el que oprime a su hermano, perdona, cura, sin mirar otra cosa que no sea pedir con fe y sinceridad. Después de todo esto la pregunta para comprometerle: ¿es lícito pagar impuesto al César o no?

Jesús no se opuso al poder romano que oprimía al pueblo judío. El mensaje que  transmite está por encima de la violencia. Su mensaje es revolucionario porque se dirige al corazón de las personas y que ese corazón cambie las relaciones humanas: más que opresión y violencia, paz, más que acumular riquezas, compartir, más que egoísmo, solidaridad. Ahí está la sinceridad de Jesús, ahí está el camino de Dios conforme a la verdad, ahí está el no mirar lo que la gente sea. Faltando una de estas tres cosas o las tres se comprende la mala voluntad de las personas, como Jesús lo ve en los fariseos. El César tendrá que recibir lo suyo, pero tendrá que devolverlo al pueblo para beneficio común. Actuar como Jesús no es fácil, pero es posible.    

 

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s