Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilía Domingo 16 Enero 2011 – 2º Dom. T.O.

Deja un comentario

HOMILÍA  “2º domingo t.o. Ciclo A.

Los pueblos suelen tener tradiciones que reciben guardan, respetan y viven. Y si se trata de tradiciones arraigadas las viven desde los más pequeños a los mayores. Esas tradiciones forman parte de la vida de las personas y las transmiten de padres a hijos.

En la iglesia también tenemos tradiciones. Unas son locales y otras universales. Las locales van unidas a las tradiciones populares. Las universales nos vienen del mismo Jesús o de la iglesia primitiva que ya las vivía y que las fue transmitiendo allí donde los apóstoles y sus sucesores fueron predicando el evangelio.  Hay tres de ellas que constituyen el fundamento de nuestra fe y son: el bautismo, la eucaristía y la muerte y resurrección de Jesús. 

Tarea de la iglesia y de los que la formamos es guardar, respetar, vivir y entregar a otros estas tradiciones que son el fundamento de nuestra fe. La palabra latina ”traditio” lleva en sí los dos significados: recibir y entregar. Nosotros, cristianos del siglo XXI, hemos recibido los fundamentos de nuestra fe y nos toca entregarlos a generaciones futuras.

¿Por qué digo todo esto? Por lo que nos dice Juan el Bautista al final del evangelio de hoy: “Y yo lo he visto y he dado testimonio”. Su misión no fue solamente bautizar a Jesús en el Jordán. Su misión principal fue la de convertirse en testigo y proclamar, como él mismo dice, lo que había visto. Había visto posarse sobre Jesús el Espíritu Santo. Y porque vio ese gesto de Dios, lo proclama, se convierte en testigo.

Juan Bautista es el primero que inicia la tradición más extraordinaria para todos nosotros. Posiblemente muchos otros también lo vieron, pero él se convierte en el primer testigo de una tradición que llega hasta nosotros y por la cual él dio su vida. “Conviene que Jesús crezca y yo mengüe” nos dice el mismo Bautista. El se da cuenta que su vida y su acción pasan a segundo término, pues ha aparecido ya el Mesías de Dios. La tradición se ha iniciado ya con su testimonio. A partir de ese momento muchos siguen a Jesús y dejan de seguir a Juan Bautista.

Nosotros, por nuestra parte, tenemos que ser conscientes que hemos recibido esa tradición que viene de Juan Bautista. Nosotros también podemos decir que hemos visto a Jesús. Cada cual tendrá que pensar, primero: ¿cuándo he visto a Jesús? Y segundo ¿cómo transmito a Jesús?

Es verdad que hemos recibido los fundamentos de la fe: bautismo, eucaristía y muerte y resurrección de Jesús. Cabe preguntarse: ¿los vivimos? ¿los guardamos en nuestro corazón? ¿los entregamos a los demás? Juan Bautista no se contentó que decir que lo había visto. Pasó a dar testimonio, según nos dice el evangelio de hoy. Nosotros los hemos recibido, seguro que los guardamos en el corazón, seguro que los vivimos, pero nos cuesta transmitirlo.

Convirtámonos en apóstoles, es decir en testigos con la palabra y la vida de lo que hemos visto, de lo que hemos recibido y de lo que vivimos, sabiendo que nos toca entregarlo a otros. Así continuaremos la tradición que hoy comienza con Juan Bautista.

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s