Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilía domingo 12 de Diciembre 2010 – Dom 3º Adviento (A)

Deja un comentario

HOMILIA  tercer domingo adviento ciclo A

Las primeras lecturas de estos domingos de Adviento están tomadas del profeta Isaías. Podemos ver en ellas una progresión en su mensaje. Del primer domingo recordamos la llamada a la esperanza,  y las llamadas a estar preparados de san Pablo a los romanos: “despierta del sueño, deja las actividades de las tinieblas” y “compórtate con dignidad. La Palabra de Dios, por medio de Isaías y Pablo, nos invita a vivir una esperanza activa, responsable y propia de personas que intentan seguir a Jesús.

El segundo domingo Isaías nos anunciaba una VOZ que grita en el desierto. Esa voz es cada una de las personas que grita a favor de los necesitados de este mundo convertido en desierto donde no hay nada. Uniendo las voces podemos convertir el desierto del mundo en otro mundo más productivo, más humano, más justo. Si recordáis, el texto de Isaías comenzaba con “aquel día”. Trabajemos con esperanza y “aquel día” el mundo nuestro se convertirá en un mundo habitable para todos.

En este tercer domingo Isaías nos da un consejo bien claro: hay que animar a los cobardes de corazón y decirles “sed fuertes”. Esa fortaleza la centra Isaías en las manos y las rodillas. Las manos para ayudar, para construir, para sanar y las rodillas para sostener el cuerpo y poder caminar. Unas manos débiles y unas rodillas vacilantes poca esperanza pueden transmitir y poco pueden gritar. Fijaos que habla de cobardes de corazón. No habla de achacosos, ni de ancianos, ni de enfermos… habla de cobardes de corazón. Es decir que toda persona, a no ser que sea un cobarde de corazón, puede y tiene que transmitir esperanza, tiene y puede gritar, alzar la voz para que este mundo se prepare a la venida del Salvador. Peor que ser un achacoso, un anciano, un enfermo, para Dios es ser un cobarde de corazón.

Isaías, Juan bautista y María son personas fuertes. Son personas que transmiten esperanza y que alzan la voz, que gritan poniendo palabras de ánimo en el mundo que les tocó vivir. Y la esperanza que, sobre todo Isaías transmite, es una esperanza palpable, es una esperanza real centrada en las personas, y en personas que tienen discapacidades: ciegos, sordos, cojos, mudos. Todos ellos verán, oirán, saltarán y cantarán porque “la pena y la aflicción se alejarán”.

Soñar es una manera de alimentar la esperanza, y la esperanza la mantiene, a menudo, sueños que esperan convertirse en realidad. Los sueños no tienen que quedarse ahí, en sueños. Hay que hacer que se conviertan en realidades. Aunque pensemos que poco podemos hacer, pensemos también que “el Espíritu del Señor está” sobre cada uno de nosotros y nos envía a anunciar el Evangelio. Pensemos asimismo que aunque nos consideremos “el más pequeño en el reino de los cielos” somos grandes para llevar esperanza a los demás, y para preparar el camino del Señor.

Adviento es tiempo de soñar, pero es sobre todo tiempo de hacer. De hacer lo que se pueda a favor de los demás, para así no solo preparar la venida del Señor, sino también para adelantar su venida que será el signo visible de que este mundo es el mundo en armonía que Dios creó y del que se nos habla al principio de la creación. Un mundo donde todo, naturaleza, animales y hombres podamos vivir y vivir en paz.

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s