Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilía domingo 7 de Noviembre 2010 – dom 32º t.o

Deja un comentario

HOMILIA domingo 32º t.o. Ciclo C

Normalmente predico siguiendo el Evangelio. Hoy me centraré en la segunda lectura, la de Tesalonicenses, con alusiones al viaje del Papa a Santiago y a Barcelona.

Pablo anima la comunidad cristiana de Tesalónica tomando como referencia a Jesucristo y a Dios Padre. Cristo es el centro de la vida y predicación de Pablo. Las cartas de Pablo insisten que toda la vida y toda vida deben girar en torno a Jesucristo. Sabemos por él mismo que pasó dificultades para transmitir el Evangelio en algunas comunidades por donde pasaba. Esas dificultades en lugar de hacerle desistir de su tarea, le animaban aún más a predicar y a dar testimonio de su fe en Cristo.

En estos días Benedicto XVI anima a dos comunidades cristianas, las de Santiago y Barcelona, aunque su mensaje se dirige también a una comunidad más amplia.  No creo que sea exagerado decir que su persona, como discípulo de Cristo y con un peso tan importante dentro y fuera de la Iglesia, pasa también por dificultades. Pero él continúa con su misión de transmitir el Evangelio corroborándolo con su propio testimonio y por qué no, con su avanzada edad.

Pablo dice a los Tesalonicenses una frase que sigue siendo actual: “rezad por nosotros, para que la palabra de Dios siga el avance glorioso que comenzó entre vosotros”. Pablo le recuerda a Timoteo que “la palabra de Dios no está encadenada” (2 Tim 2,9), aunque él mismo sufre prisiones y lleva cadenas como un malhechor. El  resume su tarea evangelizadora en llevar a Cristo a los gentiles, es decir, a personas que no han oído hablar de Jesús.

La intención de Pablo es que la palabra de Dios “siga su avance…” Por eso viaja de un sitio a otro. No quiere que nadie se quede sin conocer a Jesús. Que la palabra de Dios siga su avance es lo mismo que decir que Jesucristo sea predicado a todo hombre y que el Evangelio, que es buena noticia, llegue hasta los confines de la tierra.

La tarea de Benedicto XVI es la que dice san Pablo: que la palabra de Dios siga su avance, se oiga hasta los confines de la tierra, porque la palabra de Dios sigue sin estar encadenada. La palabra de Dios no encadena a nadie, sino que es palabra de liberación, de salvación. Reconozcámoslo, Benedicto XVI no es bien acogido en algunos lugares, pero eso no quita que él siga anunciando a Cristo. Posiblemente, digo posiblemente, en Santiago y en Barcelona puede haber personas que no conozcan a Cristo o que su mensaje les llegue tergiversado. Misión de todos nosotros es que el mensaje de Cristo llegue limpio a todo el que lo escuche.

Y termina el texto con una súplica: “que el Señor dirija vuestro corazón, para que améis a Dios y tengáis la constancia de Cristo”. Es una súplica que bien podemos desearnos unos a otros. El mandamiento del amor, como Cristo nos amó, es lo fundamental del cristiano. La constancia de Cristo se resume en hacer ver a Dios como Padre y en predicar el Reino de Dios. En estos dos temas Jesús fue constante. Que también nosotros sintamos y hablemos de Dios como Padre y trabajemos por la llegada del Reino que predicó Jesús, Pablo y hoy predica Benedicto XVI.

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s