Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

Homilía Domingo 5 de Septiembre 2010 – domingo 23º t.o.

Deja un comentario

HOMILIA domingo 23º- ciclo C. t.o.

De todos es conocido que vivimos tiempos de crisis. Las noticias que oímos y leemos en los medios de comunicación acerca de la pérdida de empleos, el cierre de empresas, hace que esa crisis sea una realidad ya no se puede negar. Y aunque en cualquier momento y tiempo se suele pensar qué hacer, hoy por hoy las personas piensan mucho más cómo actuar. Se nos ha dicho, entre otras cosas, que mucha gente no ha salido de vacaciones, o que han reducido los días de estancia fuera de casa…

Para muchas personas eso ha significado que han tenido que medir sus fuerzas y calcular bien qué hacer. Se parece a lo que nos dice el Evangelio: dos personas se han sentado a calcular los gastos…o a deliberar. Ese sentarse a calcular o a deliberar ha llevado a esas personas a elegir qué hacer, teniendo que renunciar a algo. Se han sentado para tomar una decisión. Ese es el significado de la palabra crisis: tomar una decisión.

Jesús también pasó sus crisis, o tuvo que tomar decisiones. La primera la tenemos en el relato de las tentaciones en el desierto. El elige seguir la voluntad del Padre. En otros momentos del Evangelio, cuando le quieren nombrar rey, Jesús decide alejarse de la multitud porque esa no es la voluntad del Padre. El tuvo que renunciar a todo y a todos para dedicarse de lleno a predicar el Reino de Dios.

Los que formamos la iglesia corremos el riesgo de instalarnos en unas normas, leyes, incluso ritos que a veces parecen letra muerta. Dentro de la iglesia se publican normas, documentos que poco o nada nos interesan. Habría que preguntarse ¿por qué? Una de dos o se trata de algo que está lejos de nuestro quehacer y vida diarias, o es que pasamos de todo aquello que sea institucional. 

Tal vez haya que renunciar a mucha palabra para ir a lo fundamental del Evangelio: seguir a Jesús. Tal vez tengamos que pararnos, que sentarnos, para darnos cuenta de si vivimos día a día nuestra fe y de cómo la vivimos, si vamos a lo importante o si nos quedamos en lo accesorio.

Llevemos también esta pregunta a nuestra vida parroquial. ¿A qué tenemos seriamente que renunciar para de verdad seguir a Jesús? ¿A nuestras rutinas? ¿A nuestra falta de compromiso? ¿A nuestro conformismo? Tendríamos que sentarnos a calcular o a deliberar cuáles son nuestras fuerzas y posibilidades para luego actuar, sabiendo que eso podría llevarnos a renunciar a formas de pensar, de actuar, en definitiva, de vivir.

No temamos los tiempos de crisis en la iglesia y en la vivencia de la fe. En los tiempos de crisis sociales trabajemos por buscar soluciones. Y en todo tiempo de crisis lo importante es que lleguemos a decisiones que nos ayuden a ser discípulos de Jesús sabiendo que para ser de verdad discípulo tendremos que renunciar a otras cosas.

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s