Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

HOMILIA domingo 21 de Marzo 2010 – Quinto domingo de Cuaresma. Ciclo C

Deja un comentario

HOMILIA Domingo 5º cuaresma ciclo C

Digamos que el evangelio de hoy nos habla de la intransigencia del hombre ante el perdón de Dios. Y me atrevería a decir que mientras que la intransigencia del hombre se manifiesta a gritos, el perdón de Dios se lleva a cabo en el silencio del corazón.

Las personas somos muy dadas a la crítica, a la falta de respeto, a la intolerancia. Y lo vemos como la cosa más natural del mundo. Y  esto nos lleva a la intransigencia.

Criticamos lo que hacen los demás…y no nos criticamos a nosotros mismos.

Echamos mano de la falta de respeto hacia los demás… y ponemos el grito en el cielo cuando nos faltan a nosotros el respeto.

Acusamos a los demás de intolerantes… y no somos conscientes de nuestra falta de tolerancia. Pensad estas tres realidades en los niveles social, político y religioso.

Somos intransigentes con los que no piensan como nosotros, con los que no actúan como nos gusta a nosotros, con los que no se ponen a nuestro lado… Así se puede decir que nos parecemos a los “más viejos” del evangelio. Cuando se nos echa en cara que actuamos igual que aquellos que nos critican… normalmente… nos callamos,  porque no encontramos argumentos que defender, y nos escabullimos.   

Tanto en el evangelio del domingo pasado, el del hijo pródigo, como en el de hoy, tenemos la postura opuesta. El padre de la parábola no condena al hijo, no habla con él, porque sabe que lo está pasando mal, que el camino que ha recorrido ha sido un camino duro, un camino donde se ha encontrado consigo mismo y ha deseado encontrarse con el padre, con la casa a la que pertenece y por eso el padre lo abraza y lo besa.

En el evangelio de hoy Jesús tampoco habla hasta que lo hace para poner de manifiesto la intransigencia de los acusadores. Jesús sabe que la mujer lo está pasando mal, y en lugar de acusarla, en lugar de cargar las tintas contra ella, primero calla y escribe, y luego les dice a los acusadores que miren a su interior para que se den cuenta de que en el fondo son ellos los acusados por ellos mismos, pues hay pecado de orgullo, pecado de saberse justos cuando no lo son… y por eso ante el silencio de Jesús y la recriminación que les hace…se dan cuenta que tienen mucho que cambiar, que también ellos tienen que convertirse, en definitiva que son ellos los acusados.

Jesús no condena… hace una llamada de atención a lo que somos y hacemos. Nos invita a ser conscientes de nuestro pecado… nos invita a recorrer un camino que está hecho, primero, de reconocer el mal, el daño que nos hacemos a nosotros y a los demás, y segundo, a pedir humildemente perdón. Y ese perdón hacerlo desde el silencio del corazón, sin aspavientos, sino en el encuentro del tú a tú con Dios.

El perdón es lo siempre nuevo que Dios realiza con cada uno de nosotros. Lo antiguo, lo de antaño, de la primera lectura, es la crítica, la falta de respeto, la intolerancia, en definitiva, la intransigencia. Lo nuevo lo ha realizado Dios de una vez para siempre por medio de su Hijo Jesús, el mismo Jesús por el que San Pablo ha dejado todo lo demás y considera todo lo demás como basura.

Miremos más a Dios y su amor por nosotros y cambiará nuestro corazón y nuestras actitudes hacia los demás.

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s