Parroquia Santa María del Pilar Marianistas

La vida de nuestra comunidad cristiana en la red

HOMILIA domingo 7 de Marzo 2010 – Tercer domingo de Cuaresma. Ciclo C

Deja un comentario

HOMIILIA domingo 3º cuaresma ciclo C

 Parto de una frase del Suplemento del domingo 28 de febrero del periódico El Mundo. Dice la periodista Teresa Viejo: “No entiendo cómo permites el sufrimiento de los niños”. Y lo dice refiriéndose a Dios. Yo uno esta frase a dos del evangelio de hoy:

  1. ”¿Pensáis que estos galileos eran más pecadores que los demás galileos…?
  2. ”…y aquellos dieciocho…pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén?”.

 La frase de esta escritora pone de manifiesto algo muy común entre algunas personas que es “echar la culpa a los demás” y en este caso, “echar la culpa a Dios”. Imagino que todos conocemos a personas que usan esta táctica para no reconocer sus errores.

¿A dónde lleva esto? A pensar que si la culpa es de los demás, …pues serán los demás los que tengan que cambiar, los que tengan que convertirse. Y desde la frase de la escritora sería algo así como “Dios es quien tiene que cambiar, porque la culpa es suya”.

 Sin embargo, ¿qué leemos en la primera lectura? Dios dice:  “he visto la opresión de mi pueblo…he oído sus quejas contra los opresores…”

Dios VE y OYE el clamor de las personas que sufren, pero no interviene directamente, pues siendo nosotros los causantes de ese daño y mal  quiere que seamos también nosotros los que reconociéndolo…lo reparemos,  cambiemos, o nos convirtamos.

Dios actúa a favor de un pueblo oprimido, pero no porque El tenga la culpa (“cómo permites”), sino porque el hombre, o un pueblo oprime a otro hombre, a otro pueblo. Y para actuar Dios se vale de nosotros. Para denunciar el mal Dios se vale de nosotros. El no quiere intervenir directamente, pues sería coartar nuestra libertad, sino que nos anima, nos llama a intervenir a favor de los que sufren.

 La conversión supone darnos cuenta del mal, del daño, del pecado que cometemos contra otras personas y CAMBIAR. Hacemos daño, pecamos,  pero no lo queremos asumir. Lo más fácil es echar la culpa a los demás y decir: “que lo asuman otros”. Así nunca llegaremos a ser conscientes  de la necesidad de conversión.  ¿Por qué las personas no se acercan al sacramento del perdón? Porque echan las culpas a los demás, o porque al pensar que los otros son los culpables, ellos no tienen necesidad ni conciencia de conversión.

 Jesús repite hoy en el evangelio: “si no os convertís…” Nos está llamando la atención para reconocer que no son siempre los demás los que tienen la culpa, sino que muchas veces somos nosotros los que no hacemos el bien. Convertirse es darse cuenta de que YO también  actuó mal, hago daño a otros, soy el causante de los males de otros. Y si llego a darme cuenta de ello,…reconoceré que tengo que CONVERTIRME.

Si no siento la necesidad de conversión…¿para qué rezar? ¿para qué venir a misa? ¿para que favorecer unas buenas relaciones humanas:  respeto, libertad, justicia?

La conversión es algo que nos afecta a todos y a toda la persona. La conversión no es solo: pido perdón por tal o cual cosa… la conversión supone ganas de cambiar para hacer el bien… para que entre otras cosas…  no haya más niños que sufran a causa de los mayores y no de Dios. Y la conversión es un camino… no es algo estático, no es algo “ya me he convertido”… sino un camino a recorrer durante toda la vida.

Autor: Rafael Iglesias

Rafael Iglesias, sm Párroco de Santa María del Pilar Marianistas - Madrid c/Reyes Magos, 3 28009 - MADRID

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s